Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Sudán del Sur: Un total de 76 organizaciones piden que se publique el informe de investigación de la Unión Africana

Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana. © Amnesty International.

El Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana (UA) debe estudiar, publicar y difundir el informe final de la Comisión de Investigación sobre las violaciones y abusos contra los derechos humanos perpetrados en Sudán del Sur. Así lo piden 76 organizaciones en una carta abierta a los 15 Estados miembros del Consejo de Paz y Seguridad de la UA.

En enero de 2015, los miembros del Consejo de Paz y Seguridad de la UA decidieron aplazar el estudio y la publicación del informe de la Comisión de Investigación de la UA sobre Sudán del Sur, pensando que el documento sería un obstáculo para lograr un acuerdo de paz. Pero, una vez vencido el plazo del 5 de marzo para conseguir un acuerdo definitivo, las organizaciones han renovado los llamamientos para que se publique el informe.

“El conflicto de Sudán del Sur se ha agravado debido a una cultura de impunidad que ha envalentonado a los combatientes para que hagan objetivo de sus ataques a la población civil, cometan actos de violencia sexual y destruyan y saqueen bienes civiles sin temor a las consecuencias legales”, ha dicho Arnold Tsunga, director para África de la Comisión Internacional de Juristas. “La publicación del informe podría ayudar a impedir que se cometan más atrocidades, sacando a la luz lo que ha sucedido y haciendo más reales las posibilidades de una rendición de cuentas”.

Durante más de un año, las partes en el conflicto han demostrado su desprecio por el derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. UNICEF informó recientemente del reclutamiento forzoso de al parecer centenares de niños y niñas en el Estado de Alto Nilo para servir en una milicia aliada del gobierno.

La Comisión de Investigación de la UA sobre Sudán del Sur tiene el mandato de investigar las violaciones y abusos contra los derechos humanos cometidos en Sudán del Sur y formular recomendaciones sobre la mejor manera de garantizar la rendición de cuentas, la reconciliación y la cicatrización  de heridas.

“El gobierno y el Movimiento de Liberación Popular de Sudán en la Oposición (SPLM-IO) ya han acordado que para lograr una paz sostenible es necesario un sistema integral de justicia de transición, que incluya la verdad y la reconciliación, el procesamiento penal y la obtención de reparaciones, así como reformas institucionales”, ha dicho David Deng, director de investigación de South Sudan Law Society. “Las recomendaciones de la Comisión de Investigación de la UA podrían ser una contribución importante al establecimiento de tales procesos”.

En su carta a los miembros del Consejo de Paz y Seguridad de la UA, las organizaciones instan a que el informe se publique de inmediato para responder a las expectativas de las víctimas y de los testigos de atrocidades que contaron dolorosas experiencias a fin de contribuir a que el conflicto se documentara de una forma más exhaustiva.

“Cientos de personas dedicaron su tiempo a hablar con miembros de la Comisión de Investigación de la UA pensando que el informe podría contribuir positivamente al futuro de Sudán del Sur. Archivar el informe demuestra un total desprecio por las personas cuyos testimonios, ideas y opiniones se utilizaron para elaborarlo", ha dicho Frans Viljoen, director del Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Pretoria.

Las 76 organizaciones recordaron al Consejo de Paz y Seguridad su obligación en virtud de su Protocolo de promover “el buen gobierno y el Estado de derecho, proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales, respetar el carácter sagrado de la vida humana y el derecho internacional humanitario como parte de sus esfuerzos para evitar conflictos”.

“Les instamos a que demuestren que quienes dudan del compromiso de la UA con la justicia y la rendición de cuentas están equivocados, recibiendo, estudiando y publicando de inmediato el informe de la Comisión de Investigación de la UA sobre Sudán del Sur”, concluye la carta.

 

Información complementaria

El Consejo de Paz y Seguridad es el órgano permanente de toma de decisiones de la UA para la prevención, gestión y resolución de conflictos. Actualmente sus miembros son Argelia, Burundi, Chad,  Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea Ecuatorial, Libia, Mozambique, Namibia, Níger, Nigeria, Sudáfrica, Tanzania y Uganda.

Sólo dos semanas después de estallar la violencia en Juba, en diciembre de 2013, el Consejo pidió a la Comisión de la Unión Africana que estableciera una comisión de investigación. En marzo de 2014, la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Dlamini-Zuma presidió el juramento en su cargo de los seis miembros de la Comisión de Investigación de la UA sobre Sudán del Sur: el ex presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo (presidente), Sophia A. B. Akuffo, Mahmood Mamdani, Bineta Diop y Pacifique Manirakiza.

En junio, la Comisión presentó un informe provisional al Consejo de Paz y Seguridad, que le concedió tres meses de prórroga de su mandato para terminar su trabajo. En este informe provisional de junio, la Comisión de Investigación prometió que las recomendaciones que incluiría en su informe definitivo contribuirían a encontrar soluciones duraderas a la crisis de Sudán del Sur.

Estaba previsto que los jefes de Estado del Consejo de Paz y Seguridad estudiaran el informe de la Comisión de Investigación el 29 de enero de 2015, pero decidieron “posponer el estudio [del informe]”. El presidente de la Comisión no tuvo oportunidad de presentar el contenido del documento, que no se distribuyó entre los miembros del Consejo.

Mientras, el gobierno de Sudán del Sur no ha hecho ningún esfuerzo digno de crédito para que las personas responsables de crímenes de derecho internacional y otras graves violaciones y abusos del derecho internacional de los derechos humanos rindan cuentas.  

Las negociaciones entre el gobierno de Sudán del Sur y el SPLM-IO cuentan con la mediación de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), órgano regional de ocho miembros. Ha habido varios compromisos para el cese de las hostilidades, pero el conflicto ha continuado. El 1 de febrero, el presidente Salva Kiir y el líder de la oposición Riek Machar firmaron un acuerdo por el que se comprometían a llegar a un acuerdo definitivo de paz antes del 5 de marzo. A pesar de ello, las negociaciones no han llegado a buen puerto.