Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Sudán del Sur: Se necesitan acciones globales para poner fin a las violaciones de derechos humanos y la crisis humanitaria

ALBERT GONZALEZ FARRAN/AFP/Getty Images

Se necesitan con urgencia acciones internacionales continuadas para poner fin a las terribles violaciones de derechos humanos que están sucediendo en Sudán del Sur; así lo afirmó hoy Amnistía Internacional, al iniciarse el quinto año de conflicto armado en ese país.

Decenas de miles de personas han muerto y miles más han sido sometidas a actos de violencia sexual, mientras que cerca de cuatro millones de personas se han visto desplazadas desde el comienzo del conflicto, el 15 de diciembre de 2013.

“Ahora, más que nunca, es necesaria una acción internacional coordinada y continuada para terminar con el sufrimiento en Sudán del Sur, especialmente al concluir la temporada de lluvias y empezar la estación seca, preludio de una intensificación de los enfrentamientos”, afirmó Sarah Jackson, directora regional adjunta de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos.

“Los Estados de la región y la comunidad internacional deben trabajar juntos para encontrar una solución duradera a esta crisis y poner fin a la letanía de violaciones de derechos humanos.”

Los últimos cuatro años de enfrentamientos han tenido un efecto devastador en la población civil. Miles de hombres, mujeres, niños y niñas han sido sometidos a actos de violencia inimaginables, incluidos abusos sexuales, por parte de fuerzas tanto gubernamentales como de la oposición. Algunos de esos actos podrían constituir crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra.

En la región de Ecuatoria, Amnistía Internacional comprobó que fuerzas gubernamentales y de la oposición cortaban el suministro de alimentos a algunas zonas, robaban sistemáticamente comida en mercados y viviendas y atacaban a la población civil que cruzaba las líneas del frente con una cantidad mínima de comida.

“Los alimentos se han utilizado como arma de guerra y, como consecuencia de eso, hoy en día se considera que hay aproximadamente 4,8 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria. Este estado de cosas va a continuar, a menos que se tomen medidas rápidas para poner fin a la crisis humanitaria”, indicó Sarah Jackson.

“Los esfuerzos por acabar con el conflicto deben incluir también la imposición de un embargo de armas a todas las partes en conflicto y medidas concretas para hacer justicia en favor de las víctimas de violaciones de derechos humanos graves, principalmente mediante el establecimiento del largamente demorado tribunal híbrido para Sudán del Sur.”

Durante el largo conflicto, periodistas, defensores y defensoras de los derechos humanos y partidarios y partidarias de la oposición han sufrido hostigamientos, detenciones arbitrarias y, en algunos casos, torturas, y se ha impedido al personal de ayuda humanitaria cumplir con sus obligaciones.

“Las autoridades de Sudán del Sur deben restablecer el acceso sin restricciones de las agencias de ayuda, para que estas puedan distribuir entre las víctimas del conflicto alimentos e insumos médicos muy necesarios. También deben permitir que quienes representan a la sociedad civil actúen libremente.”

Cómo puedes ayudar