Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Sudáfrica: Cuatro años después de los homicidios de Marikana, Lonmin no ha mejorado las viviendas "atroces"

  • Lonmin sólo ha construido tres casas piloto en Marikana desde 2006
  • Los trabajadores de la mina siguen viviendo en condiciones “verdaderamente atroces”
  • Las excusas de la empresa revelan mala planificación e informes falsos a accionistas
  • La empresa reconoce que 13.500 trabajadores de la mina carecen de alojamiento formal

NOTA: Los periodistas y redactores que deseen utilizar el vídeo complementario e imágenes de la investigación sobre el tema de las condiciones de precariedad en la vivienda en Marikana, hagan clic aquí : http://goo.gl/S7cE9T

El gigante británico de la minería del platino Lonmin Plc sigue sin proporcionar viviendas adecuadas a sus trabajadores en Marikana, a pesar de la estruendosa llamada de atención que recibió tras el homicidio de 34 trabajadores de la mina en huelga en 2012, revela Amnistía Internacional hoy en un nuevo informe.

El informe, titulado Smoke and mirrors: Lonmin’s failure to address housing conditions at Marikana, expone lo poco que han cambiado las cosas para los alrededor de 20.000 mineros que trabajan para Lonmin en Marikana, muchos de los cuales siguen viviendo en la miseria a pesar de las promesas legalmente vinculantes que hizo la empresa de construir más casas.

 

“Los catastróficos sucesos de agosto de 2012 debieron haber sido una llamada de atención decisiva para que Lonmin abordase estas condiciones de vida verdaderamente atroces”, dijo Deprose Muchena, director para África Austral de Amnistía Internacional.

“La inacción de la empresa para mejorar las viviendas de los empleados es incomprensible y sumamente irresponsable. Lonmin sabe que las desastrosas condiciones de alojamiento contribuyeron a los disturbios de hace cuatro años que finalmente causaron la muerte de decenas de mineros".

En 2012 miles de trabajadores de Lonmin vivían en condiciones de miseria en asentamientos informales en torno a la mina de Marikana. Lonmin conocía perfectamente la situación y, en virtud de su Plan Social y Laboral (SLP) 2006, se había comprometido a construir 5.500 casas y convertir las residencias tipo barracones para personas del mismo sexo en unidades familiares o para personas solteras en 2011.

Pero en 2011 sólo había construido tres casas piloto y convertido únicamente 60 de las 114 residencias.

Los Planes Sociales y Laborales son documentos legalmente vinculantes basados en la Ley de Explotación de los Recursos Minerales y Petroleros de Sudáfrica (MPRDA) y la Carta de la Minería. Al incumplir los compromisos contraídos en este acuerdo, Lonmin ya estaba violando claramente sus obligaciones legales en virtud de la legislación sudafricana en el momento en el que los mineros de Marikana iniciaron su huelga por el salario y las condiciones de trabajo en 2012.

 

 

La Comisión Farlam —órgano nombrado por el gobierno sudafricano para investigar las circunstancias que desembocaron en la violencia de agosto de 2012— puso de relieve este hecho. La Comisión concluyó que las condiciones de alojamiento para gran parte de los trabajadores de Lonmin eran sumamente precarias y “crearon un entorno propicio a la creación de tensión, descontento laboral y desunión entre sus empleados y otras conductas perjudiciales".

En su declaración ante la Comisión Farlam, un alto cargo de Lonmin reconoció que las condiciones de vida eran “verdaderamente atroces” y que contribuyeron a la ruptura de las relaciones y de la confianza entre Lonmin y sus trabajadores.

A pesar de todo ello, poco ha cambiado, y miles de trabajadores de la mina viven en los asentamientos informales próximos, como el de Nkaneng. Un trabajador de Lonmin explicó a Amnistía Internacional:

“Muchas veces nos quedamos sin agua, muchas veces no tenemos electricidad y esto puede durar días en los que estamos sin agua o electricidad. Esto no es nada normal. Hasta los retretes que usamos son terribles, siempre hay moscas alrededor que entran en tu choza".

En entrevistas y en la correspondencia mantenida con ejecutivos de Lonmin en 2016, Amnistía Internacional invitó a la empresa a que explicara cómo justificaba el hecho de que siguiera sin resolverse el problema del alojamiento y qué tenía intención de hacer al respecto. La empresa reconoce que 13.500 trabajadores de la mina siguen careciendo de alojamiento formal.

Lonmin ha ofrecido una letanía de excusas a menudo contradictorias y, en algunos casos, falsas, para explicar su inacción. Estas declaraciones engañosas se han repetido a los accionistas en los informes de sostenibilidad. Los ejecutivos de Lonmin dijeron a Amnistía Internacional que la empresa no tenía intención de construir las 5.500 unidades de vivienda prometidas originalmente en su SLP de 2006.

“Lonmin está jugando un juego muy peligroso al hacer promesas que no tiene intención de cumplir”, dijo Deprose Muchena.

“Su escandalosa admisión de que no tiene intención de cumplir su obligación legal en virtud del SLP es contraria a la legislación sudafricana, además de a normas internacionales aceptadas sobre empresas y derechos humanos".

Lonmin opera actualmente en virtud de un nuevo SLP que abarca el periodo comprendido entre 2014 y 2018 y que contiene sólo dos nuevas iniciativas para abordar la situación “verdaderamente atroz” de la vivienda en Marikana. Una de ellas implica la construcción de unos apartamentos que los empleados podrán alquilar. Sin embargo, a pesar de que este plan se elaboró en 2013 o incluso antes, a mediados de 2016 la empresa ha hecho pocos progresos y ha declarado que necesita renegociar su compromiso financiero con el plan debido al actual clima económico.

El último SLP de Lonmin propone también una promoción de viviendas de 6.000 unidades en Marikana. No obstante, parece que esto depende de la obtención de un acuerdo financiero con bancos y promotores inmobiliarios; su incapacidad para lograr ese acuerdo fue una de las excusas que dio para explicar sus incumplimientos del SLP de 2006. En mayo de 2016 Lonmin no había obtenido aún este acuerdo.

“Las excusas de Lonmin no se sostienen”, concluyó Deprose Muchena.

“Sus planes actuales repiten enfoques fallidos. Y lo más preocupante es que, hasta ahora, los planes posteriores a 2012 de Lonmin no han producido ni una unidad de vivienda adicional para los trabajadores de la mina de Marikana".

Amnistía Internacional pide al ministro de Recursos Minerales que investigue y, si es necesario, sancione a Lonmin por su incumplimiento de las condiciones de su SLP sobre el suministro de 5.500 viviendas, con arreglo a la recomendación de la Comisión Farlam. Además, también se deberá exigir a la empresa que facilite al Departamento de Recursos Mineros propuestas actualizadas para resolver el problema del alojamiento de sus empleados en su nuevo SLP.

Información complementaria

Lonmin se constituyó en el Reino Unido en 1909. La operación emblemática de la empresa está en la Provincia Noroccidental de Sudáfrica. Marikana representa el 95 por ciento de la producción de Lonmin.

El 16 de agosto de 2012, el Servicio de Policía de Sudáfrica mató por disparos a 34 hombres en Marikana. Más de otros 70 sufrieron heridas graves. Los hombres eran empleados de Lonmin y participaban en una huelga para protestar por el salario y las condiciones de trabajo en la mina. Otros diez hombres murieron en los días previos a estos homicidios.

Lonmin completó en 2014 el programa de mejora de residencias contenido en su SLP de 2006.

 

 

 

Cómo puedes ayudar