Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Se ha retrasado demasiado la libertad de Binyam Mohamed

Negarle las “cartas de sus fans” de Amnistía, un ejemplo de “abuso psicológico”

Amnistía Internacional ha acogido con satisfacción los informes recibidos hoy según los cuales Binyam Mohamed, residente en Reino Unido, saldrá pronto en libertad del centro de detención estadounidense de Guantánamo. No obstante, la organización ha pedido que otros presos también sean puestos inmediatamente en libertad o juzgados con garantías.

 

La directora de AI Reino Unido, Kate Allen, ha declarado:  “Nos alivia profundamente que Binyam Mohamed salga por fin de Guantánamo, aunque su libertad se ha retrasado demasiado.”

“Es una auténtica vergüenza que Binyam haya estado recluido en tan duras condiciones durante todos estos años y haya tenido que recurrir a una huelga de hambre para llamar la atención sobre su situación.”

“Por lo pronto debemos centrarnos en proporcionar a Binyam el apoyo –médico y de otro tipo– que necesite a su vuelta a Reino Unido, pero también necesitamos una investigación adecuada e independiente sobre su caso y sobre las denuncias de encubrimiento de tortura, así como sobre prácticas más extendidas, como las entregas extraordinarias y la detención secreta.”

“El gobierno británico también debe presionar en este momento para que Shaker Aamer y Ahmed Belbacha, otros dos hombres con largos vínculos con Reino Unido, queden en libertad y ayudar a los pasos que se den para cerrar el campo ofreciendo ‘protección humanitaria’ a los presos vulnerables que necesiten un lugar donde ir.”

Refiriéndose al debilitado estado que Binyam Mohamed presenta en la actualidad, su abogada militar estadounidense, Yvonne Bradley, ha dicho:

“He visto el declinar constante de su salud física y mental en los tres años que lo llevo representando en Guantánamo y naturalmente estoy muy preocupada por su bienestar en el futuro.”

“He pedido reiteradamente a las autoridades del campo una evaluación completa de la salud mental de Binyam, a lo que éstas se han negado de plano. Ya es hora de que Binyam consiga la atención de expertos que lo ayuden a recuperarse plenamente de lo que ha constituido para él una terrible e increíble experiencia.”

Desde hace tiempo los simpatizantes de Amnistía Internacional hacen campaña en favor de Binyam Mohamed y otros presos de Guantánamo. Una de las acciones de campaña ha consistido en el envío de cientos de “tarjetas postales” tanto a él como a otros presos.

Sin embargo, la abogada militar estadounidense de Binyam confirmó recientemente que desde hace un año éste no recibe correspondencia en su celda, y que los guardias del campo se niegan a entregarle específicamente lo que llaman “las cartas de sus fans”. La abogada de Binyam ha descrito esta manipulación de sus emociones como un ejemplo de toda la gama de “abusos psicológicos” a los que lo someten los guardias.

De los aproximadamente 240 presos que aún se hallan recluidos en el centro de detención de Guantánamo, se calcula que actualmente unos 50 están en huelga de hambre, muchos de ellos alimentados a la fuerza. Se sabe que hay unos 60 hombres en peligro de ser torturados o perseguidos si vuelven a sus países de origen, y, si bien es posible que Estados Unidos permita que algunos de ellos sean admitidos en territorio estadounidense, probablemente el resto de los presos necesiten “protección humanitaria” en otros países cuando queden en libertad.