Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Se deben permitir las concentraciones pacíficas de oposición el 14 de febrero

Manifestaciones a favor de la libertad de expresión. Autor Steve Rhodes bajo licencia CC BY-NC-SA 2.0

Las autoridades iraníes deben permitir las concentraciones pacíficas convocadas con motivo del primer aniversario de las protestas en Teherán y otras ciudades, que se saldaron con al menos dos muertos, decenas de heridos y cientos de detenidos cuando las fuerzas de seguridad disolvieron brutalmente las concentraciones en favor de los levantamientos de Egipto y Túnez; así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

Las autoridades ya han organizado una operación de represión de los manifestantes de la oposición y han interrumpido temporalmente el acceso a servicios de correo electrónico como Gmail, Yahoo!Mail y Hotmail después de que el Consejo de Coordinación del Sendero Verde de la Esperanza, coalición de oposición iraní generalmente denominada Movimiento Verde, llamara a la población iraní a marchar y protestar en silencio el 14 de febrero.

“Existe verdadera preocupación por la posibilidad de que las fuerzas de seguridad vuelvan a hacer uso excesivo de la fuerza para sofocar las protestas en todo el país” ha manifestado Ann Harrison, directora adjunta en funciones del Programa de Amnistía Internacional para  Oriente Medio y Norte de África.

“Las autoridades deben respetar el derecho a la libertad de reunión y permitir que las manifestaciones de mañana transcurran pacíficamente.”

Mir Hossein Mousavi y Mehdi Karroubi, dirigentes de la oposición, están sometidos a arresto domiciliario no oficial desde febrero de 2011.

En todo Irán se observa un aumento de la represión de periodistas, blogueros y grupos minoritarios conforme se aproximan las elecciones parlamentarias del próximo mes.

La oleada de detenciones de miembros de minorías étnicas y religiosas de Irán, periodistas y personas presuntamente vinculadas a medios de comunicación extranjeros parece formar parte de una estrategia dirigida a restringir el libre debate público y a disuadir a la población de protestar con antelación a las elecciones.

Según informes, desde el 10 de enero de este año se ha detenido a unos 49 miembros de la minoría árabe ahwazí en al menos tres ciudades de la provincia suroccidental de Juzestán.

Asimismo preocupan a Amnistía Internacional los informes sobre la detención de al menos 12 miembros de la minoría religiosa bahaí en Shiraz, ciudad del sur del país. En la actualidad hay más de 80 bahaíes encarcelados o detenidos por causa de su fe o su identidad.

Se ha detenido también a muchos escritores, blogueros y comentaristas sociales en las últimas semanas.

El 17 de enero, las autoridades iraníes detuvieron a la hermana de una empleada de BBC Persian –servicio de noticias de la BBC en lengua persa– y la recluyeron en régimen de aislamiento en la cárcel de Evín, en Teherán, en un aparente intento de presionar a su hermana en el extranjero. Aunque al final quedó en libertad bajo fianza, fue obligada a “confesar” ante una cámara.

La BBC afirma que se ha confiscado el pasaporte a familiares de miembros del personal del servicio en lengua persa para impedir que abandonen el país.


De acuerdo con la agencia de noticias Mehr, autorizada por el Estado, la semana pasada también se detuvo a varias personas por su presunta vinculación al servicio de la BBC en lengua persa. En ocasiones los programas de BBC Persian sufren interferencias en Irán.

Según informó la agencia Mehr, estas personas estaban implicadas en actos de recopilación de noticias, contratación y formación de periodistas iraníes, y habían organizado viajes al extranjero para ellos.

BBC Persian afirmó que no tenía personal destinado en Irán, pero añadió que estos informes “debían ser motivo de profunda preocupación para todo el que creyese en unos medios de comunicación libres e independientes”.

“La situación ya era difícil pero parece estar empeorando con la eliminación de toda voz disidente. Toda persona privada de libertad únicamente por ejercer de manera pacífica su derecho a la libertad de expresión debe quedar en libertad de inmediato” ha afirmado Ann Harrison.