Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Se deben investigar los actos de violencia en las últimas manifestaciones

Las fuerzas de seguridad se preparan para responder a las protestas en el centro de El Cairo. © Omnia E. Al Desoukie

Londres.- Las autoridades egipcias deben abrir de inmediato una investigación independente e imparcial sobre la manera de proceder de las fuerzas de seguridad en las manifestaciones, ha declarado Amnistía Internacional mientras se siguen celebrando manifestaciones en el centro de El Cairo.

Un equipo de Amnistía Internacional en El Cairo fue testigo de la carga de la policía antidisturbios contra las personas que se manifestaban en la plaza Tahrir. Dispararon al azar gases lacrimógenos, golpearon a los manifestantes con palos y efectuaron disparos. Algunos manifestantes arrojaron piedras y, de vez en cuando, cócteles molotov.

El Ministerio de Salud y Población informó de que más de 1.000 personas resultaron heridas, entre ellas 40 miembros de las fuerzas de seguridad.

Esta dura respuesta recuerda a la violencia que se desató en enero y es un espeluznante recordatorio de su incapacidad para manejar las protestas ante el llamamiento a celebrar manifestaciones masivas el 8 de julio. Este último incidente pone de relieve la necesidad urgente de reformar las fuerzas de seguridad para que la población egipcia pueda comenzar a confiar en ellas”, ha declarado Amnistía Internacional.

Muchas personas desean que se mantenga la ley y el orden, pero no puede hacerse a costa de reprimir a los manifestantes o hacer caso omiso de las peticiones de justicia formuladas por las personas que han sido víctimas de la violencia desatada durante las manifestaciones masivas celebradas este año.

Al parecer, el desencadenante de la manifestación fue la forma violenta como ayer las fuerzas de seguridad dispersaron a los familiares de las personas que murieron durante la “Revolución del 25 de enero” cerca del teatro Al Balloon de Giza, donde se iba a celebrar una acto en conmemoración de las víctimas de las revueltas. Trataban de animar a más familiares a sumarse a las sentadas de protesta que venían celebrando desde el 24 de junio frente al edificio de la televisión estatal en El Cairo.
 
Según los informes, Ahmed Zein Al Abidin, madre de una de las víctimas, de Al Amiria (El Cairo), fue detenida cuando las fuerzas de seguridad dispersaron a los familiares de las víctimas.

Amal Shaker Mohamed Seliman contó a Amnistía Internacional que en la comisaría de Al Agouza un agente la insultó y le dio puñetazos.

Su hijo, Mohamed Zein Al Abidin, de 22 años de edad, puede ser procesado ante un tribunal militar tras ser detenido durante la violenta dispersión de los manifestantes. Su madre le contó a Amnistía Internacional que las fuerzas de seguridad y hombres vestidos de civil le dieron una paliza en la calle.

Los familiares de las víctimas y sus partidarios se han sentido defraudados con la manera como se han llevado a cabo los juicios de ex altos cargos, así como con el hecho de que agentes de policía de menor graduación sospechosos de matar a manifestantes sigan ocupando sus puestos de trabajo.

Ayer por la tarde estallaron enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en la plaza Tahrir y las calles que dan al edificio del Ministerio del Interior. Han proseguido todo el día de hoy.

Amnistía Internacional pudo entrevistar a personal médico, así como a manifestantes heridos y fuerzas de seguridad.

Los manifestantes sufrían, entre otras, heridas en la espalda, brazos y ojos debidas a disparos de perdigones, y quemaduras y heridas causadas por los botes de gases lacrimógenos.

Las fuerzas de seguridad presentaban quemaduras y contusiones, así como heridas en cabeza y piernas debidas a las piedras con que les habían golpeado.

También nos preocupan los informes que indican que los manifestantes detenidos durante los enfrentamientos podrían ser juzgados ante tribunales militares”, ha dicho Amnistía Internacional.

No se debe juzgar nunca a civiles ante tribunales militares, y todo manifestante a quien se mantenga detenido debe ser juzgado con las debidas garantías con arreglo a las normas internacionales o puesto en libertad.

 

Cómo puedes ayudar