Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Se debe permitir el desembarco de migrantes rescatados en el mar tras huir de Libia

ACNUR estima que una de cada 10 personas mueren durante el viaje por mar desde Libia. © ACNUR / F. Noy

Las autoridades de Malta deben permitir urgentemente el desembarco de 102 africanos subsaharianos que viajan en un barco, ha declarado hoy Amnistía Internacional.

La marina de Malta detuvo anoche al buque privado MV Salamis, que rescató en el mar al grupo —en el que según informes hay mujeres embarazadas, una mujer herida y un bebé de cinco meses— antes de que entrara en aguas territoriales maltesas. El barco está ahora frente a la costa maltesa.

Las autoridades de Malta tienen el deber humanitario de garantizar la seguridad y el bienestar de las personas rescatadas. Deben permitir que el barco atraque en Malta y que sus pasajeros reciban todo el tratamiento médico que necesiten, así como la oportunidad de pedir asilo”, manifestó Jezerca Tigani, directora adjunta del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“De lo contrario, las mujeres, hombres y niños, que podrían tener que pasar otra noche en el mar con el temor a ser devueltos a Libia, podrían pagar el precio más alto.”

El gobierno de Malta ha declarado que no tiene la intención de llevar a los pasajeros a tierra, afirmando que el capitán del buque debía haberlos llevado de regreso a Libia.

“El gobierno maltés está perdiendo un tiempo precioso al negarse a desembarcar a unas personas en necesidad inmediata”, subrayó Jezerca Tigani.

Amnistía Internacional considera que ningún pasajero a bordo del MV Salamis debe ser devuelto a Libia, ya que constituiría una violación de la prohibición internacional de devolver a personas a un lugar en el que tendrían el riesgo real de sufrir malos tratos u otros abusos graves contra los derechos humanos.