1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo

Proyecto Pegasus: Las autoridades de Ruanda seleccionaron a miles de activistas, periodistas y figuras políticas como objetivos a los que atacar con el software espía de NSO

© Forbidden Stories

Nuevas pruebas reveladas por Amnistía Internacional y Forbidden Stories han puesto al descubierto que las autoridades de Ruanda utilizaron el software espía de NSO Group para atacar posiblemente a más de 3.500 activistas, periodistas y figuras políticas. También se utilizó para infectar el teléfono de Carine Kanimba, hija de Paul Rusesabagina, famoso por Hotel Rwanda.

La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard, declaró:

“NSO Group no puede seguir insistiendo en que sus productos sólo se utilizan contra delincuentes cuando más de 3.500 activistas, periodistas, opositores políticos, políticos extranjeros y diplomáticos han sido seleccionados como objetivos a los que atacar con el software espía de NSO.

“La empresa no puede seguir escudándose en sus afirmaciones cuando no hay duda de que su software espía se utiliza para ejercer represión a escala mundial: las pruebas son irrefutables.”

“NSO Group debe dejar inmediatamente de vender su material a países que tienen un historial de someter a vigilancia a defensores y defensoras de los derechos humanos y periodistas.”

“La industria de la vigilancia está fuera de control. Los Estados deben suspender en todo el mundo la venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia hasta que se establezca un marco regulador que respete los derechos humanos.”

Información complementaria
El software espía de NSO Group se ha utilizado para facilitar la comisión de violaciones de derechos humanos a gran escala en todo el mundo, según una importante investigación sobre la filtración de 50.000 números de teléfono de posibles objetivos de vigilancia. Entre ellos hay jefes y jefas de Estado, activistas y periodistas, incluida la familia de Jamal Khashoggi.

El Proyecto Pegasus es una innovadora investigación colaborativa en la que han participado más de 80 periodistas de 17 organizaciones de medios de comunicación de 10 países bajo la coordinación de Forbidden Stories, organización sin ánimo de lucro de medios de comunicación con sede en París (Francia), y con el apoyo técnico de Amnistía Internacional, que realizó análisis forenses de teléfonos móviles para identificar rastros del software espía.

La investigación ha revelado hoy que, desde 2016, las autoridades de Ruanda han seleccionado más de 3.500 números de teléfono de activistas, periodistas, opositores políticos, políticos extranjeros y diplomáticos como objetivos contra los que actuar con el software espía Pegasus de NSO Group.

La investigación también reveló que los teléfonos de la hija de Paul Rusesabagina, Carine Kanimba, que vive en Bélgica, y varios de sus colaboradores, fueron atacados con el software espía Pegasus de NSO Group. Rusesabagina, famoso por Hotel Rwanda, se encuentra actualmente recluido en prisión en Kigali, donde puede ser condenado a cadena perpetua por cargos relacionados con el terrorismo.

La empresa de vigilancia israelí NSO Group se ha financiado con dinero de las destacadas empresas de capital privado Novalpina Capital y Francisco Partners, tras las cuales hay numerosos inversores. Empresas de fondos de pensiones de Reino Unido y Estados Unidos también tienen participación en la empresa que vulnera derechos.