Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Preocupaciones de derechos humanos sobre Egipto

Amnistía Internacional lleva desde el inicio de las protestas realizando actos de calle en todo el mundo para defender los derechos humanos en Egipto. En la imagen, acto frente a la Embajada de Egipto en Madrid en febrero pasado. © Amnistía Internacional

Madrid.- Amnistía Internacional se ha dirigido a la ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, para hacerle llegar las preocupaciones de la organización sobre la situación de los derechos humanos en Egipto con motivo de la visita que la ministra hará a este país el próximo domingo.


Las protestas pacíficas de enero y febrero pasado han desembocado en un cambio en la presidencia de Egipto, pero Amnistía Internacional cree que las reformas que deben llevar a cabo las autoridades deben ser mucho más profundas y deben garantizar la participación política y estar encaminadas al pleno respeto de los derechos humanos.


La organización elaboró una Agenda de derechos humanos para el cambio el pasado 10 de febrero dirigida a las autoridades egipcias para que la tengan en cuenta en estos momentos de transición política. Este documento incluye las principales preocupaciones de la organización en términos de derechos humanos.


En concreto, Amnistía Internacional pide a las autoridades egipcias que rompan con la historia de represión y malos tratos que ha caracterizado al país en las últimas décadas. Deben poner fin a las detenciones arbitrarias, a la tortura y a los juicios sin garantías. Los derechos de expresión, de reunión y de asociación deben ser garantizados. Y las políticas del nuevo gobierno deben ir encaminadas a la realización plena de los derechos económicos, sociales y culturales de la población, incluyendo el derecho a un nivel de vida adecuado.


También es importante recordar que se deben proteger y garantizar los derechos de todas las personas en Egipto. Sin que haya ningún tipo de discriminación por género, étnica, por orientación sexual o por credo religioso.


La abolición de la pena de muerte también es otra obligación inaplazable de las autoridades egipcias. Esta abolición simbolizaría también un paso adelante en cuanto a derechos humanos, sumándose a la tendencia mundial abolicionista, reflejada en la aprobación de una nueva Resolución en Naciones Unidas por una moratoria mundial sobre la pena de muerte pena de muerte el pasado mes de diciembre.


Últimas novedades en Egipto

La organización también ha mostrado su preocupación por la represión de las manifestaciones que han tenido lugar en Egipto durante las últimas semanas, una preocupación que debería ser compartida por el gobierno español. Por ejemplo, el pasado 9 de marzo, según testimonios de testigos recabados por Amnistía Internacional, el ejército entró en la plaza de Tahrir de El Cairo y dispersó con violencia a unas 1.000 personas, golpeándolas, desmantelando las tiendas e irrumpiendo en un consultorio médico informal. También borraron las tarjetas de memoria de los periodistas que intentaron grabar los hechos. Los soldados practicaron varios arrestos y llevaron a los detenidos al Museo Egipcio situado en las proximidades de la plaza.


La organización también se ha dirigido a las autoridades para que emprendan una investigación con carácter de urgencia tras recibir imágenes de vídeo de un depósito de cadáveres en el que se ven decenas de presos muertos, algunos de los cuales al parecer fueron torturados antes de morir.


Las imágenes de los tres vídeos de presos muertos procedentes de la Prisión de Al Fayoum fueron tomadas en el depósito de cadáveres de Zenhoum, en El Cairo, el 8 de febrero de 2011, por un hombre que acudió a ese lugar tras ser informado por la familia de otro preso de que el cadáver de su hermano se encontraba allí. Según la información disponible, se ha dado libertad o se han fugado unos 21.600 presos en circunstancias confusas tras la renuncia el 28 de enero del ministro del Interior, responsable de las prisiones de Egipto, a raíz de las manifestaciones de ese día, el “viernes de ira”. Más de la mitad de ellos volvieron a ser arrestados o se entregaron después a las autoridades.


Movilización

Durante todo este tiempo los manifestantes que ejercen sus derechos de forma pacífica han contado con el apoyo de Amnistía Internacional y de sus miembros de todas las partes del mundo. El pasado 12 de febrero miles de personas en más de 46 ciudades en 16 países salieron a la calle para expresar su solidaridad y apoyarles en su petición de cambios. En España los miembros de AI expresaron su solidaridad en 20 ciudades, pero además han recibido el apoyo de más de 139,000 personas que han expresado su preocupación por los manifestantes en Egipto a través de su firma en una acción en www.actuaconamnistia.org Actualmente, la organización mantiene en ese mismo espacio web una ciberacción en la que pide un nuevo Egipto con Derechos Humanos, así como información actualizada sobre la situación de derechos humanos en la región.