Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Victoria de Amnistía Internacional contra el gobierno en el Tribunal Supremo

Ocho años después, el spot El Poder de tu voz es declarado de interés público y carácter benéfico

Imagen gráfica de la campaña El Poder de Tu Voz, 2007.

En 2007 la Subdirección General de Medios Audiovisuales del Gobierno obstaculizó la emisión del spot de la campaña El Poder de tu voz.

Madrid.- El Tribunal Supremo ha fallado a favor de Amnistía Internacional tras emitir una sentencia en la que reconoce que el spot de la campaña de 2007 de la organización denominada El Poder de tu Voz ”(...) no contiene ningún mensaje ajeno a la promoción de los derechos humanos (…). En consecuencia, no se puede negar el carácter de anuncio de carácter benéfico o de interés público (…) pues ambos calificativos pueden aplicarse a la promoción de los derechos fundamentales protegidos por la Constitución”. Incluso añade que “(...) pues si tal promoción puede en sí misma sin duda generar controversia, es sólo desde una actitud contraria a los mismos [derechos humanos] ajena a los valores constitucionales”.

Esta campaña fue obstaculizada en 2007 y no pudo emitirse en los canales nacionales de televisión. El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio bloqueó en aquel momento su emisión esgrimiendo razones políticas. No sólo negó el carácter de servicio público del anuncio, con lo que impidió su emisión gratuita, sino que además lo calificó como publicidad política, y por tanto prohibida, siendo sancionable su emisión.

El Ministerio justificó su decisión indicando a Amnistía Internacional que, en caso de ser emitido, podría aplicarse el artículo 9.1c) de la Ley 25/1994 por emisión de publicidad política, lo que conllevaría sanciones a los operadores de televisión. Amnistía Internacional recurrió esta decisión en los tribunales, llevando el caso hasta el Tribunal Supremo que ha fallado, después de ocho años, en favor de la organización.

La calificación del Ministerio vulneraba derechos como la comunicación libre de información veraz y la prohibición de la censura previa. Durante estos ocho años no se ha podido emitir el anuncio, por lo que consideramos una gran victoria la decisión del Tribunal Supremo. Es importante, además, porque sienta jurisprudencia y será una herramienta clave para prevenir posibles situaciones similares en el futuro que afecten a nuestra organización o a cualquier otra”, asegura Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

El objetivo de Amnistía Internacional con este anuncio no era trasladar una opinión política, sino difundir derechos humanos universales. La información que aparece en el spot de la campaña se ciñe a elementos objetivos que organismos y mecanismos encargados de vigilar y proteger los derechos humanos han producido, algo que finalmente ha reconocido el Tribunal Supremo tras el recurso de casación interpuesto por la sección española de Amnistía Internacional.

El Poder de Tu Voz es un spot en el que están representados todos los sistemas políticos. Aparecen imágenes de las principales autoridades de Libia, Irán, Israel, Rusia, China, Corea del Norte, Cuba y Estados Unidos aludiendo a diferentes artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en 2008 cumplía su 60º aniversario, como el derecho de todas las personas a no ser discriminadas por su raza, sexo o religión, a la seguridad personal, a no ser torturadas o a la libertad de expresión. El anuncio recuerda que ningún gobierno puede violar estos derechos.

 

Otros precedentes
En el año 2003, el Gobierno también obstaculizó la emisión del spot de la campaña Ponte en su piel de Amnistía Internacional sobre malos tratos racistas en España. Años después, el Tribunal Supremo también dio la razón a Amnistía Internacional.

En 2009, también se obstaculizó la emisión de otro spot de la organización, referido al 50º aniversario de su fundación. En aquella ocasión, después de un recurso y unas alegaciones en vía administrativa, Amnistía Internacional volvió a llevar razón. En esta ocasión, sin necesidad de recurrir a la vía judicial.