Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

No han cesado las violaciones graves de derechos humanos en la región rusa del Cáucaso Septentrional

Amnistía Internacional da a conocer sus últimas conclusiones con antelación a la cumbre de la Unión Europea y Rusia

Londres.- Amnistía Internacional ha publicado hoy 30 de septiembre de 2005 las alarmantes conclusiones de su última visita de investigación sobre el terreno, que ponen de manifiesto que las violaciones graves de derechos humanos no han cesado en Chechenia e Ingushetia y que las autoridades rusas han participado en torturas, secuestros y detenciones secretas de civiles. Amnistía Internacional afirma que Rusia utiliza la "guerra contra el terror" como pretexto para cometer abusos sistemáticos contra los derechos humanos.

 

La organización de derechos humanos publica datos pormenorizados de los abusos documentados por su equipo de investigación, que ha regresado esta semana de la región. Sus conclusiones se han publicado hoy 30 de septiembre en Londres, Bruselas y Moscú simultáneamente con antelación a la cumbre de la Unión Europea y Rusia que tendrá lugar en Londres la semana que viene, el martes 4 de octubre de 2005.

 

En un documento informativo, Amnistía Internacional afirma haber detectado una nueva tendencia en los abusos contra los derechos humanos cometidos en el Cáucaso Septentrional. Los informes indican que se detiene arbitrariamente a personas y se las recluye en régimen de incomunicación, y que en ese periodo se las somete a torturas y malos tratos con el propósito de obligarlas a confesar delitos que no han cometido. Según informes, una vez que han firmado una "confesión" trasladan a estas personas a otro centro de detención donde pueden ser visitadas por familiares y un abogado de su elección. Pero la declaración que han firmado es, al parecer, "prueba" suficiente para que se las declare culpables.

 

Amnistía Internacional afirma que la Unión Europea, como órgano colectivo obligado a respetar y defender los derechos humanos fundamentales, no puede pasar por alto estas conclusiones. La organización hace un llamamiento al primer ministro británico, Tony Blair, que representará a la presidencia de la Unión Europea en la cumbre de la próxima semana, para que transmita al presidente ruso, Vladimir Putin, el mensaje inequívoco de que la tortura y la "desaparición" de hombres y mujeres son prácticas inexcusables y deben terminar.

 

Asimismo, Amnistía Internacional pide al presidente ruso, Vladimir Putin, que haga una declaración firme ante la Unión Europea y ofrezca garantías públicamente de que su gobierno va a adoptar medidas de inmediato para poner fin a los abusos y procurar la investigación y el procesamiento efectivo de los presuntos autores de delitos, y que afirme el compromiso de la Federación Rusa con el respeto y la defensa de las normas internacionales de derechos humanos.

 

En su documento informativo, Amnistía Internacional solicita a las autoridades rusas que:

 

- emprendan investigaciones y acciones judiciales efectivas sobre los casos de violaciones de derechos humanos en el Cáucaso Septentrional;

 

- garanticen que toda detención efectuada por los cuerpos encargados de hacer cumplir la ley se ajusta plenamente al derecho internacional;

 

- adopten medidas prácticas para resolver el problema de las personas "desaparecidas" y en paradero desconocido, especialmente mediante la introducción de sistemas eficaces de identificación y registro de los cadáveres encontrados, y hagan pública esa información;

 

- garanticen la adopción por consenso, y posterior ratificación, de la próxima Convención Internacional sobre la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.