Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Monjes tibetanos se autoinmolan como protesta contra la represión

Monjes tibetanos en el monasterio de Kirti. Autor: c100tibet bajo licencia CC BY-NC 2.0

Londres.- El intento de autoinmolación que, según los informes, protagonizaron el pasado lunes dos jóvenes monjes tibetanos en la provincia de Sichuan es el tercer incidente de este tipo desde marzo de este año.

Según la agencia oficial de noticias china, ambos monjes fueron trasladados urgentemente a un hospital. Sin embargo, fuentes del exilio tibetano dicen que se desconoce su paradero exacto y que es posible que uno de ellos muriera en el lugar de los hechos.

Los informes indican que estas inmolaciones fueron como protesta contra la represión por el gobierno chino de la libertad de religión y de los derechos culturales en las zonas tibetanas. Amnistía Internacional insta al gobierno chino a que ponga fin de inmediato a estas prácticas represivas y respete el derecho de los tibetanos a practicar su cultura y su religión.

El gobierno chino ha tomado medidas drásticas contra los monasterios situados en el centro de estos incidentes: el de Kirti, en el condado de Ngaba, provincia de Sichuan, y el de Nyitse, en el condado de Kardze de la misma provincia.

Este último intento de autoinmolación, ocurrido esta semana en Kirti, ha tenido lugar sólo seis semanas después de la muerte de Tsewang Norbu, un monje de Nyitse que se autoinmoló el 15 de agosto pidiendo libertad y el regreso del Dalai Lama.

Según informes, el acto letal de Tsewang Norbu fue motivado por las duras tácticas seguidas por las autoridades desde la autoinmolación del monje Phuntsok en el monasterio de Kirti en marzo.

Los informes indican que uno de los dos monjes que se autoinmolaron esta semana es hermano de Phuntsok. Al parecer, hace seis meses Phuntsok gritó consignas como: “Larga vida al Dalai Lama” mientras se prendía fuego.

El acto de Phuntsok recordó la protesta en 2009 de Tapey, otro monje del monasterio de Kirti, que se quemó mientras alzaba una bandera tibetana de fabricación casera con una foto del Dalai Lama en el centro.

El suicidio de Phuntsok en marzo pasado fue seguido de protestas, detenciones multitudinarias —incluida la de unos 300 monjes de Kirti—, desapariciones forzadas y posibles homicidios a manos de las fuerzas de seguridad. Según los informes, las escuelas de secundaria donde los alumnos expresaron su solidaridad con los monjes del monasterio de Kirti fueron bloqueadas y allanadas por las fuerzas de seguridad, que quemaron libros.

Dos tibetanos de edad —una mujer de 65 años llamada Sherkyi y un hombre de 60 años llamado Dongkho— murieron cuando los residentes locales se enfrentaron a las fuerzas de seguridad para tratar de impedir la detención masiva de monjes del monasterio de Kirti. Otro tibetano, Chukpel, de 24 años, murió en un hospital poco después de que, según informes, la policía le propinara una paliza. Chukpel protestaba a favor de la autonomía de los tibetanos frente a una comisaría de policía local de Ngaba.  

Tres de los monjes detenidos, uno de los cuales es tío de Phuntsok, han sido condenados recientemente a 10 y 13 años de prisión por fomentar la autoinmolación o por “homicidio intencionado”.

Entre los alrededor de 300 monjes detenidos en marzo había varios menores de edad. Las autoridades chinas afirman que se los llevaron para someterlos a “educación patriótica”, que consiste en la denuncia del Dalai Lama y la inculcación de la versión del gobierno chino de la historia tibetana.

La mayoría de los monjes ya han sido puestos en libertad, pero los datos de que dispone Amnistía Internacional indican que hay al menos otras cinco personas que han sido condenadas a sendas penas de tres años de prisión en actuaciones penales en curso. Sus nombres son Lobsang Khedup, Lobsang Gyatso, Dhonyoe Dorjee, Lobsang Dhargay y Kunchok Tsultrim. Se desconocen los cargos exactos formulados en su contra y otros detalles de sus juicios, pero Amnistía Internacional ha documentado con frecuencia violaciones del derecho a un juicio justo en el Tíbet y en otras partes de China. Al menos otras tres personas han sido enviadas a reeducación por el trabajo.

Según fuentes del exilio tibetano, las fuerzas de seguridad tomaron el control de Kardze tras la inmolación del mes pasado en el monasterio de Nyitse. Se recibieron informes de que las fuerzas de seguridad cortaron los suministros de agua, electricidad y comida del monasterio. Al parecer, el condado de Ngaba carece de servicios de Internet y de mensajes cortos por telefonía móvil.

En el monasterio de Kirti continúa a diario la “educación patriótica” de los monjes.

Cómo puedes ayudar