Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Miles de personas con albinismo se enfrentan en Malawi a amenazas de homicidios, secuestros o mutilaciones

Recién nacidos en una guardería en Lilongwe, Malawi. La bebé albina fue abandonada por su padre. Su madre murió en el parto y creyeron que la bebé estaba embrujada. CC by-sa Lars Plougmann vía Flickr.

Amnistía Internacional pone en marcha una ciberacción en la que exige al Gobierno malauí que brinde protección efectiva urgente a estas personas.

Madrid- Miles de personas con albinismo viven con miedo a sufrir secuestros, homicidios o mutilaciones en Malawi, donde se comercializan partes de su cuerpo para ser utilizadas en prácticas de brujería.

Según datos de Amnistía Internacional, al menos 11 personas con albinismo han sido asesinadas en el país africano desde diciembre de 2014, y otras cinco han sido secuestradas -y continúan en paradero desconocido- en el mismo periodo. Además, sólo en 2015 se recibieron informes sobre otros 45 delitos contra estas personas, incluidos intentos de secuestro y allanamiento de tumbas en busca de huesos de cadáveres.

El aumento de los ataques contra estas personas ha llevado a algunas familias a sacar a sus hijos de la escuela o mudarse a áreas urbanas en busca de seguridad.

 

 

Amnistía Internacional advierte de que existen graves motivos de preocupación por la seguridad e integridad física de estas personas. La organización ha lanzado una ciberacción en la que exige al Gobierno de Malawi que brinde protección efectiva urgente a las personas con albinismo.

 

Impunidad

La noche del pasado 26 de febrero, un grupo de hombres sin identificar irrumpió violentamente en el hogar de Harry Mokoshini, un niño albino de 9 años del pueblo de Moto, en el distrito de Machinga. Tras amenazar y herir a su madre, los hombres se llevaron al niño. Cinco días más tarde, se encontró su cabeza en un barrio vecino.

A Eunice Phiri, mujer albina de 53 años, la engañó su propio hermano para que le acompañara, junto a otros dos hombres, a un viaje a Zambia el 23 de enero. El 28 del mismo mes se halló su cadáver, con los brazos amputados, en el Parque Nacional de Kasungu.

Todavía no se han realizado detenciones por ninguno de los dos crímenes.

El presidente de Malawi, Peter Mutharika, condenó en marzo de 2015 los ataques a personas con albinismo y solicitó a la policía que detuviera a los autores y brindara protección al resto de la población albina. Aunque se realizaron algunas detenciones, persiste la preocupación por la insuficiencia de las investigaciones policiales y por la falta de proporcionalidad de algunas de las condenas impuestas.


Cómo puedo ayudar