Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

México: la justicia no se logra con declaraciones, se necesitan resultados

Amigos y familiares durante el funeral del foto periodista Ruben Espinosa en el DF, México, 2015. AP Photo/Sofia Jaramillo

Amnistía Internacional ha señalado que se necesitan resultados que esclarezcan el asesinato del foto periodista Rubén Espinosa, Nadia Vera  y tres mujeres más ocurridos el 31 de julio en la colonia Narvarte de la Ciudad de México. La organización pide a las autoridades mexicanas que lleven a cabo una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre los casos.

Rubén Espinosa se encontraba en el Distrito Federal desde hace un mes debido a las amenazas que recibió  mientras ejercía su profesión en Veracruz; un estado especialmente peligroso para el periodismo, en el que 15 periodistas han sido asesinados en los últimos cinco años.

“Al ser mujeres las otras cuatro víctimas, es indispensable que las investigaciones que lleven a cabo las autoridades consideren como eje fundamental la perspectiva de género”, afirmó Perseo Quiroz, director ejecutivo de Amnistía Internacional México.

Como en otras ocasiones, la organización hace un llamado a las autoridades para que agoten todas las líneas de investigación posibles a fin de esclarecer los hechos. En este caso, es necesario que una de dichas líneas sea el ejercicio de su labor periodística.

Adicionalmente, resulta alarmante que a pesar de la creación del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas y de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, este tipo de hechos sigan ocurriendo.

“Las declaraciones de las autoridades que califican estos sucesos como aberrantes son insuficientes si no se acompañan de acciones concretas que prevengan ataques a periodistas, y que cuando sucedan se investiguen y juzguen  adecuadamente. Es indispensable que este caso no quede en la impunidad como tantos otros”, reiteró Perseo Quiroz.

México es uno de los países  más peligrosos para ejercer el periodismo. Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, de 2010 a enero de 2015, al menos 97 periodistas han sido asesinados.