Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Mañana se ejecutará a la esposa de un futbolista iraní

Shahla Jahed. Fuente: http://iranhr.net/

Londres.- Amnistía Internacional pide a las autoridades iraníes que detengan de inmediato la ejecución inminente de Shahla Jahed, esposa temporal de un destacado futbolista iraní.
La información aparecida en los medios de comunicación iraníes indica que el abogado de Khadijeh Jahed, conocida como "Shahla", ha recibido notificación de que su cliente será ejecutada en la prisión de Evin, en Teherán, al amanecer del 1 de diciembre.

 

No debe ejecutarse a Shahla Jahed. La pena de muerte constituye la negación última de los derechos humanos y la forma más extrema de pena cruel, inhumana y degradante", ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

 

“Además, en este caso, hay buenas razones para sugerir que esta mujer puede haber sido condenada injustamente. No se le debe hacer pagar con su vida.”


Shahla Jahed, que había contraído un matrimonio temporal con Nasser Mohammad-Khani, ex delantero de la selección nacional de fútbol iraní, fue declarada culpable de matar a puñaladas a la esposa permanente de su marido.

 

En virtud de la legislación iraní, un hombre y una mujer pueden contraer matrimonio de forma permanente o temporal. En un matrimonio temporal, el hombre y la mujer se comprometen a estar casados durante un periodo determinado de tiempo, a cambio del pago de una suma acordada de dinero a la mujer; pasado ese tiempo, el matrimonio queda anulado, aunque puede renovarse. Los hombres pueden tener hasta cuatro esposas permanentes, y un número indefinido de esposas temporales. Las mujeres sólo pueden estar casadas con un hombre a la vez.

 

Shahla Jahed fue condenada inicialmente a muerte por el Tribunal General de Teherán en junio de 2004. Ante el tribunal retiró su “confesión” del asesinato, pero el Tribunal Supremo iraní confirmó su condena.

 

Hay fuertes motivos para creer que Shahla Jahed no tuvo un juicio justo, y pudo haber sido coaccionada para realizar una 'confesión’ durante los meses de detención en régimen de aislamiento. Durante su juicio se retractó de esa confesión, pero el tribunal decidió aceptarla como prueba contra ella”, ha manifestado Malcolm Smart.

 

El abogado de Shahla Jahed había pedido que se revisara la orden de ejecución, alegando que el caso de su cliente no se había investigado adecuadamente.

 

En noviembre de 2005, el entonces presidente del poder judicial ordenó una suspensión de la ejecución para que se pudiera reexaminar el caso. Sin embargo, en septiembre de 2006 se confirmó la condena de muerte.

 

A principios de 2008, el presidente del poder judicial volvió a anular la condena y ordenó una nueva investigación, citando “defectos de procedimiento”. No obstante, Shahla Jahed fue condenada de nuevo a muerte en febrero de 2009 por el Tribunal General.

 

El 13 de septiembre de 2010, Shahla Jahed escribió al actual presidente del poder judicial, el ayatolá Sadegh Larijani, para pedirle una decisión definitiva sobre su caso.

 

Nota a periodistas

En Irán, las personas declaradas culpables de asesinato no tienen derecho a pedir el indulto o la conmutación por parte del Estado, lo cual viola el artículo 6.4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Irán es Estado Parte. La familia de una víctima de asesinato tiene derecho a insistir en la ejecución, o a perdonar al asesino y recibir a cambio una indemnización económica (diyat).