Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Malawi: El deficiente sistema de justicia penal aviva una nueva oleada de ataques contra personas con albinismo

© Sofía Moro

La nueva oleada de homicidios y ataques dirigidos contra personas con albinismo que se ha producido en los últimos seis meses está siendo avivada por las deficiencias sistémicas del sistema de justicia penal de Malawi, que deja a los miembros de este colectivo vulnerable a merced de las bandas delictivas, ha declarado Amnistía Internacional hoy, Día Internacional de Sensibilización sobre el Albinismo.

Desde enero de 2017, al menos dos personas con albinismo han sido asesinadas y otras siete han denunciado delitos tales como tentativa de asesinato o secuestro. Esto contrasta vivamente con el segundo semestre de 2016, en el que no hubo denuncias de este tipo de incidentes.

“A pesar del endurecimiento de las leyes, especialmente de las reformas del Código Penal y de la Ley de Anatomía, para abordar los ataques contra las personas con albinismo, en 2017 estamos observando un alarmante resurgimiento de los homicidios y ataques contra este colectivo vulnerable”, ha afirmado Deprose Muchena, director regional para África Austral de Amnistía Internacional.

“Cuando las ruedas de la justicia giran con una lentitud tan desesperante como ocurre en Malawi, y los casos relevantes de ataques contra personas con albinismo siguen sin resolverse, se crea un clima de impunidad y se alienta a los presuntos autores de estos crímenes atroces.”

En su informe de junio de 2016, Amnistía Internacional puso de manifiesto que las personas con albinismo eran “cazadas y asesinadas como animales” para conseguir partes de su cuerpo. Se cree que sus huesos se venden a curanderos o curanderas de Malawi y Mozambique, que los utilizan para preparar amuletos y pociones mágicas asociados a la fortuna y la buena suerte.

Amnistía Internacional lleva más de un año haciendo campaña para pedir mayor protección para las personas albinas en Malawi. De momento se han recogido 80.000 firmas, pero la presión hacia las autoridades debe continuar. La campaña está activa en el centro de activismo on line: www.actuaconamnistia.org

 
Homicidios en 2017
En enero de 2017 apareció una nueva oleada de homicidios y ataques contra personas con albinismo, después de una tregua de seis meses que se produjo entre junio y diciembre de 2016.

 El 28 de febrero de 2017, Mercy Zainabu Banda (31 años) fue hallada asesinada en Lilongwe. Le faltaban una mano, el pecho derecho y el cabello.

El 10 de enero de 2017, Madalitso Pensulo (19 años) fue asesinado tras ser invitado a merendar a casa de un amigo en el pueblo de Mlonda, situado en el distrito de Thyolo. Un transeúnte lo oyó gritar, pero el joven murió antes de que la policía llegara al lugar de los hechos.

Otros ataques
El secuestro más reciente tuvo lugar el 28 de mayo, cuando una banda de 10 hombres se llevó a un niño de nueve años, Mayeso Isaac. El incidente ocurrió en el vecino país de Mozambique, adonde el niño había ido a visitar a unos familiares. Las autoridades de Malawi y de Mozambique tienen la obligación de garantizar que se lleve a cabo una investigación efectiva y sin demora sobre su desaparición.

El 9 de marzo de 2017, Gilbert Daire sobrevivió a un ataque después de que cuatro hombres trataran de perforar la pared de su domicilio de Lilongwe mientras dormía. Los hombres huyeron del lugar tras la intervención de sus vecinos. Uno de los presuntos perpetradores fue detenido después de que varias personas de la comunidad lo entregasen a la policía, pero el tribunal lo absolvió posteriormente.

En abril, Misheck Samson (dos años) estuvo a punto de ser secuestrado mientras dormía cerca de su madre en el pueblo de Cholwe, en Ntchisi. Tres hombres fueron detenidos por planear el secuestro del niño, y confesaron a la policía que querían secuestrarlo porque necesitaban dinero.

El 17 de febrero, Emily Kuliunde (36 años) se salvó de un intento de secuestro en Dowa gracias a que la comunidad detuvo a sus presuntos secuestradores y los entregó a la policía. Estas personas siguen bajo custodia policial.

Un caso diferente es el de Amos Jemus, del distrito de Ntcheu cercano a la frontera con Mozambique, a quien el 1 de febrero de 2017 su padre presuntamente amenazó con venderlo.

Deficiencias de la justicia penal
En Malawi, la policía está facultada para procesar y condenar a presuntos autores de delitos, pero carece de los recursos necesarios y recibe poca formación. Como consecuencia, la mayoría de los causas se tramitan de manera deficiente y rara vez dan lugar a una sentencia condenatoria. La inmensa mayoría de las causas por delitos contra personas con albinismo, especialmente los asesinatos, no llegan a los tribunales debido a la falta de fondos y de asistencia letrada gratuita para los presuntos autores.

Incluso cuando las causas han llegado a juicio, a menudo se ha dejado en libertad a los autores de los delitos debido a las deficientes investigaciones y a la falta de pruebas admisibles pertinentes.

“La única forma de detener estos homicidios es garantizando que las leyes vigentes se apliquen de manera efectiva y que exista un enjuiciamiento eficaz y una coordinación entre las autoridades”, ha manifestado Deprose Muchena.

“Este aumento de ataques flagrantes contra personas con albinismo muestra que las bandas delictivas cada vez están más seguras de que no las van a detener. Se están aprovechando del deficiente sistema de justicia penal de Malawi. Las autoridades deben tomar medidas enérgicas para poner definitivamente fin a estos ataques.”

 
Información complementaria

Al menos 20 personas con albinismo han sido asesinadas en Malawi desde noviembre de 2014.

Este año han tenido lugar dos asesinatos.

Según el Servicio de Policía de Malawi, se han registrado al menos 117 casos relacionados con delitos contra personas albinas desde noviembre de 2014.

Las personas son objeto de agresiones para conseguir partes de su cuerpo, ya que se cree que éstas tienen propiedades mágicas y atraen la buena suerte.

Se calcula que en Malawi viven entre 7.000 y 10.000 personas con albinismo.