Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Los líderes no deben concederse inmunidad en caso de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad

Con esta nueva propuesta, los líderes africanos podrían disfrutar de inmunidad, incluso cuando estuvieran acusados de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. © Amnesty International.

La propuesta de conceder a los líderes africanos inmunidad procesal en caso de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad menoscabará totalmente la integridad de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos antes incluso de que entre en funcionamiento, ha manifestado Amnistía Internacional.

En una carta abierta a los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Africana (UA), reunidos en Guinea Ecuatorial esta semana, Amnistía Internacional ha pedido que no se apruebe una propuesta de reforma por la que se concede inmunidad procesal a los líderes y otros altos cargos en funciones ante la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos.

“Tras el genocidio de Ruanda de 1994, el mundo se comprometió a garantizar que jamás volvería a cometerse una atrocidad así –ha señalado Netsanet Belay, director de Amnistía Internacional para África–. Este compromiso suena falso ante los esfuerzos por proteger del procesamiento a los altos cargos políticos africanos que sean o puedan ser responsables de graves atrocidades, como asesinatos en gran escala, tortura, violaciones o desplazamiento de poblaciones enteras.”

“Si se aprueba, esta reforma pondrá en tela de juicio el compromiso de la UA con su meta declarada de garantizar la justicia a las víctimas de graves delitos de derecho internacional.”

El proyecto de protocolo sobre la reforma del Estatuto de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos, hace extensiva la competencia de ésta a los delitos de derecho internacional. La reforma del proyecto propuesta impedirá el procesamiento ante la Corte de jefes de Estado o de gobierno u otros altos cargos en funciones que sean sospechosos de haber cometido actos de genocidio, crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad.

Independientemente de la decisión que tome la UA sobre este asunto, la Corte Penal Internacional (CPI) seguirá teniendo derecho a investigar a jefes de Estado y de gobierno africanos en ejercicio.

“Es esencial que los responsables de atrocidades respondan ante la justicia cualquiera que sea su cargo oficial. La aprobación de esta reforma supondrá un tremendo retroceso en la batalla por la rendición de cuentas y los derechos humanos en el continente”, ha añadido Netsanet Belay.

“El modo en que voten los líderes africanos sobre esta decisiva reforma en la cumbre la UA esta semana será la prueba de fuego del liderazgo de todos y cada uno de los gobiernos africanos.”

Información complementaria

La propuesta de reforma del artículo 46. A bis del protocolo sobre el Estatuto de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos dispone: “no se incoará ni proseguirá ante la Corte ningún procedimiento contra ningún jefe de Estado o de gobierno en funciones de la Unión Africana ni contra nadie que actúe o tenga derecho a actuar en calidad de tal, ni tampoco contra otros altos cargos públicos, sobre la base de sus funciones, durante su mandato.”

Amnistía Internacional pide que se rechace el artículo 46. A bis reformado y se sustituya por una disposición como la del artículo 27 del Estatuto de Roma de la CPI. Tal disposición negaría la inmunidad a los jefes de Estado y de gobierno y a todo otro alto cargo público si son sospechosos de haber cometido o ayudado a cometer delitos graves de derecho internacional, como actos de genocidio, crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o cualesquiera otros delitos contenidos en el proyecto de protocolo sobre la reforma del Estatuto de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos.

La Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos se fusionará con la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y tendrá también competencia penal sobre los delitos internacionales.

Está previsto que la decisión de aprobar o no el proyecto de protocolo se tome el 27 de junio.