Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Los disparos contra manifestantes en el Golán requieren una investigación

Manifestantes en el checkpoint de Qalandia protestan el 5 de junio por las actuaciones del 15 de mayo. Autor omarroberthamilton CC BY-NC-SA 2.0

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido hoy a las autoridades israelíes que lleven a cabo una investigación exhaustiva, independiente e imparcial sobre el uso letal de munición real que Israel hizo ayer contra manifestantes de Siria que se acercaban a la frontera de Israel.


Las tropas israelíes abrieron fuego contra cientos de manifestantes sirios y palestinos en la zona fronteriza cercana a Majdal Shams, una localidad ocupada por Israel en los Altos del Golán. Las protestas, que tuvieron lugar también cerca de Quneitra, una localidad en la parte del Golán administrada aún por Siria, se organizaron para conmemorar el Día de la Naksa, el aniversario del inicio de la guerra de junio de 1967, en la que Israel ocupó los Altos del Golán sirios, y también Cisjordania y la Franja de Gaza.


La agencia estatal de noticias siria SANA ha informado de que 23 personas –entre ellas un niño, una mujer y un periodista– murieron el domingo a manos del ejército israelí, y que más de 350 personas resultaron heridas por bala y por el gas lacrimógeno. Los medios de comunicación estatales sirios identificaron a los muertos por su nombre, y muchos de los nombres fueron puestos en conocimiento de Amnistía Internacional por activistas de derechos humanos de los Altos del Golán ocupados por Israel, quienes los habían obtenido de fuentes médicas sirias.

 

Portavoces de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han reconocido que se disparó contra los manifestantes y se hirió a algunos de ellos, pero alegan que las cifras de víctimas mortales proporcionadas por Siria son demasiado altas. Aseguran que los manifestantes arrojaron piedras y cócteles molotov, y que trataron de dañar las vallas de la frontera, pero no han alegado que llevaran armas de fuego. También afirman que algunas víctimas murieron al activar los manifestantes las minas terrestres en la zona cercana a Quneitra.


Amnistía Internacional habló con un activista de derechos humanos en los Altos del Golán ocupados por Israel que presenció la respuesta de la FDI contra los manifestantes en la frontera cerca de Majdal Shams. Según asegura este activista, observó, junto con otros habitantes de la localidad, los sucesos a una distancia de unos 10 metros de las tropas de la FDI. Según dijo a Amnistía Internacional, durante un periodo de 10 horas (desde aproximadamente las 11 de la mañana hasta las 9 de la noche), los soldados israelíes refugiados tras múltiples vallas de alambre de espinos dispararon periódicamente munición real contra los manifestantes a unos 60 metros de distancia.


Este activista confirmó las declaraciones de la FDI de que las tropas advirtieron a los manifestantes en árabe antes de abrir fuego la primera vez; sin embargo, según asegura, los soldados no dispararon gas lacrimógeno o bombas de sonido para dispersar a los manifestantes hasta cerca del crepúsculo. Esto contradice las afirmaciones de la FDI de que se utilizaron todos los medios no letales posibles para dispersar a los manifestantes antes de usar fuerza letal.


Las ambulancias sirias evacuaron a los manifestantes heridos al Hospital Mamdouh Abaza, en Quneitra, a lo largo del día; SANA ha citado palabras del director del hospital que afirma que los médicos habían atendido a más de 90 pacientes durante el día. Aunque los portavoces de la FDI afirmaron que las tropas israelíes habían apuntado a la parte inferior del cuerpo de los manifestantes, las autoridades de salud sirias informaron de que la mayoría de las heridas estaban en la parte superior.


Amnistía Internacional siente honda preocupación por el hecho de que las tropas israelíes utilizaron fuerza excesiva al disparar munición real contra manifestantes que no ponían en peligro la vida de personal militar israelí ni de otras personas. El hecho de que este es el segundo incidente de este tipo en menos de un mes –el 15 de mayo, el ejército israelí mató al menos a 12 manifestantes que protestaban cerca de la frontera de Israel– pone de manifiesto la urgencia de una investigación independiente sobre ambos sucesos, para evitar que se pierdan más vidas y garantizar que se rinden cuentas por los homicidios que sean ilegítimos.

 

Información complementaria


El 15 de mayo de 2011, las tropas israelíes dispararon contra manifestantes palestinos y árabes que protestaban cerca de las fronteras de Israel con Líbano, Siria y el norte de la Franja de Gaza, así como en el interior de la Cisjordania ocupada. Al menos 12 personas murieron y centenares más resultaron heridas. Refugiados palestinos habían organizado grandes manifestaciones en las fronteras y puestos de control israelíes para conmemorar el Día de la Nakba, el aniversario de su desplazamiento y desposesión en la guerra de 1948, que obligó a cientos de miles de palestinos a asentarse como refugiados en los Estados vecinos. Amnistía Internacional pidió una investigación independiente, exhaustiva e imparcial sobre la respuesta de la FDI a las protestas


Aunque la FDI ha iniciado investigaciones internas sobre algunos de los incidentes del 15 de mayo, no hay indicios de que se haya emprendido una investigación creíble e independiente.