Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Los derechos de gays, lesbianas y personas transgénero no se respetan en al menos 80 países

Madrid.- Hoy, 28 de junio, día del Orgullo Gay y Lésbico, Amnistía Internacional expresa su preocupación por el hecho de que personas de al menos 80 países sufren violaciones de derechos humanos debido a su orientación sexual real o supuesta.

 

Aunque la organización muestra su satisfacción por los avances legislativos logrados en algunos países y que están encaminados a poner fin a la discriminación que sufren gays, lesbianas, bisexuales y personas transgénero, ha alertado también acerca de posturas e iniciativas discriminatorias en muchos otros lugares.

 

"A pesar de que en los últimos años el número de países que penalizan en sus legislaciones la homosexualidad ha disminuido, todavía en 2005 existe un gran número de Estados en los que las relaciones sexuales consentidas entre adultos del mismo sexo son motivo de persecución, encarcelamiento y otras violaciones de derechos humanos y penas crueles, inhumanas y degradantes, entre las que se incluye la pena de muerte", afirma Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

 

Ejemplos concretos

En Egipto, donde formalmente no existen leyes que puedan ser utilizadas para castigar a las personas por su orientación sexual, en la práctica, la aplicación de otras leyes no específicas, habitualmente referidas a conceptos como el "escándalo público", la "conducta indecente" o los "crímenes contra la familia" se utilizan para castigar las relaciones homosexuales.

 

En otros países, como Arabia Saudí, la persecución se realiza de forma directa por la ley: en abril de 2005, al menos 35 hombres fueron condenados a ser azotados por su asistencia a una "boda gay". Cuatro de ellos fueron condenados por un tribunal a recibir 2.000 latigazos y dos años de prisión, mientras que el resto recibiría 200 latigazos y entre seis meses y un año de prisión. Arabia Saudí ejecutó en 2002 a tres hombres, condenados por motivo de su orientación sexual.

 

En los últimos años, también se ha tenido noticia de ejecuciones en Afganistán e Irán y, en total, son ocho los países que incluyen en su legislación la condena a muerte por este motivo. En otros lugares, la homosexualidad puede ser motivo para una condena a cadena perpetua y aún, cuando en ocasiones, este tipo de leyes pueden no ser aplicadas en la práctica, la discriminación que sufren las personas por su identidad sexual real o supuesta, crea situaciones de inseguridad para su integridad física y mental.

 

Resistencias a los progresos legislativos

Amnistía Internacional alerta de las resistencias internacionales en contra del reconocimiento de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero. "La Organización de la Conferencia Islámica y la Santa Sede, entre otros, en los debates realizados en organismos como Naciones Unidas, se han negado a reafirmar los principios ya existentes de no discriminación de las minorías sexuales establecidos por las normas internacionales de derechos humanos" ha asegurado Esteban Beltrán.

 

Reacciones en España y Latinoamérica

Amnistía Internacional ha expresado recientemente su preocupación por la oleada de declaraciones homófobas, realizadas en España por determinados cargos públicos y autoridades eclesiásticas con motivo del debate parlamentario sobre la reforma del Código Civil que permitirá los matrimonios entre personas del mismo sexo. La organización ha alertado acerca de la estrecha relación entre discriminación y violencia homofóbica y ha pedido al Estado español que lance un mensaje "claro e inequívoco" que haga respetar los derechos humanos de las minorías sexuales.

 

En el mundo de habla hispana, tras las reformas legales llevadas a cabo durante los últimos años en Chile, Puerto Rico y Ecuador, Nicaragua es el único país que condena en su Código Penal la homosexualidad. Sin embargo, el hostigamiento y el clima de intimidación a las personas por su identidad sexual real o supuesta continúa siendo una realidad en países como Honduras.

 

Reconocimiento del asilo por orientación sexual

Las violaciones de derechos humanos de las personas debido a su orientación sexual no siempre se producen de forma directa por parte del Estado. En muchas ocasiones, la intimidación y violencia se produce en el entorno de la familia y la comunidad y éste demuestra no tener capacidad o voluntad política para cumplir con su responsabilidad de proteger los derechos de todas las personas en su territorio. En estas circunstancias, los gays, lesbianas, bisexuales y personas transgénero se pueden ver obligados a abandonar sus países de origen y buscar protección en otros.

 

La directiva europea sobre normas mínimas para el reconocimiento como refugiados o personas en necesidad de protección internacional, reconoce el derecho al asilo por motivos de persecución por orientación sexual. Amnistía Internacional ha pedido al Gobierno español que incorpore el asilo por este motivo.