Saltar al contenido

Libertad para un activista cubano de derechos humanos encerrado en una prisión de máxima seguridad

Amnistía Internacional ha adoptado hoy a su preso de conciencia número 55 en Cuba y ha instado al presidente Raúl Castro a ponerlo en libertad inmediata e incondicional.

Darsi Ferrer, director del Centro de Salud y Derechos Humanos “Juan Bruno Zayas”, en La Habana, permanece detenido desde julio de 2009 por cargos falsos de recibir artículos obtenidos ilegalmente, un delito para el que se suele conceder de inmediato la libertad bajo fianza.

No ha comparecido a juicio y permanece recluido en una prisión de máxima seguridad de La Habana destinada a presos condenados por delitos violentos.

“La acusación contra Darsi Ferrer es claramente un pretexto. Creemos que se encuentra detenido como castigo por su trabajo de promoción de la libertad de expresión en Cuba”, ha manifestado Gerardo Ducos, investigador sobre Cuba de Amnistía Internacional.

Aunque el juicio por el delito del que se acusa a Darsi Ferrer normalmente correspondería a un magistrado local, su caso está en manos de la Fiscalía General, lo que respalda el argumento de que se trata de un caso de motivación política. Darsi Ferrer ha sido detenido muchas veces anteriormente en relación con sus actividades de protesta.

“En circunstancias normales, cualquier persona acusada de este delito estaría en libertad bajo fianza en espera de juicio, no recluida en una prisión de máxima seguridad. Se trata de otro intento más de las autoridades cubanas por obstaculizar el trabajo de los activistas de derechos humanos en Cuba”, ha manifestado Gerardo Ducos.

El lunes, Orlando Zapata Tamayo, adoptado como preso de conciencia por Amnistía Internacional, murió tras mantener, según los informes, una huelga de hambre durante varias semanas en protesta contra sus condiciones de reclusión. Había sido detenido en marzo de 2003 y cumplía una pena total de 36 años de prisión.

Darsi Ferrer y su esposa Yusnaimy fueron detenidos en La Habana sin una orden judicial válida el 9 de julio de 2009, horas antes del momento en el que debían participar en una manifestación para promover la libertad de expresión.

Fueron interrogados durante varias horas, y Darsi Ferrer fue esposado y golpeado por ocho agentes de policía. Quedaron en libertad sin cargos unas horas después.

El 21 de julio de 2009, Darsi Ferrer fue detenido de nuevo, y le dijeron que lo llevaban a una comisaría para que respondiera a unas preguntas sobre unos materiales de construcción que la policía le había confiscado durante su detención anterior. Sin embargo, ese pretexto resultó ser falso, y en su lugar a Darsi Ferrer lo llevaron a una prisión de máxima seguridad a las afueras de La Habana y lo acusaron de recibir artículos obtenidos ilegalmente.

Darsi Ferrer afirma que los materiales de construcción –dos sacos de cemento y varias vigas de hierro– se los dio un colega que había abandonado el país y que no había terminado de restaurar su casa. Los materiales estaban en el porche de la casa de Darsi Ferrer, a plena vista desde la calle, desde meses antes de que las autoridades acudieran a confiscarlos.

FIN/

Cómo puedo ayudar