Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las amenazas obligan a los activistas a ocultarse en medio de protestas en todo el país

Protesta en Damasco el pasado 24 de abril. Autor syriana2011 bajo licencia cc by 2.0

Londres.- Los activistas de derechos humanos que han participado en manifestaciones en favor de reformas en Siria se han visto obligados a esconderse tras recibir amenazas de las autoridades sirias, ha dicho Amnistía Internacional hoy, “día de desafío” en todo el país.

Las autoridades sirias reforzaron las medidas de seguridad ante las protestas de hoy, provocando la muerte de varios manifestantes y la detención de un destacado activista de la oposición.

Dados los recientes acontecimientos, los activistas políticos y de derechos humanos sirios tienen motivos para temer por su vida y su libertad, y varios se han ocultado tras recibir amenazas", ha dicho Philip Luther, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Las fuerzas de seguridad sirias han matado a cientos de personas y detenido a muchas más, tanto durante las manifestaciones como después de ellas. Esta campaña de violencia e intimidación debe cesar y los defensores de los derechos humanos deben poder llevar a cabo su labor sin temer por su seguridad personal.

Amnistía Internacional ha sabido de varios destacados activistas políticos y de derechos humanos que han tenido que ocultarse recientemente, como la abogada de derechos humanos Razan Zaitouneh y su marido, Wael Hammada; Haytham al Maleh; Hind y Omar al Labwani; Jwan Yousef Khorshid; Walid al Bunni y Suheir al Atassi.

El sábado 30 de abril, las autoridades localizaron al hermano de Wael Hammada, Abd al Rahman, estudiante de 20 años y contable, que había conseguido eludirlas en su lugar de trabajo, y lo detuvieron tras obligarlo a llamar a su hermano –con quien no pudo comunicarse– para convencerlo de que saliera del lugar donde se escondía.

Los activistas de derechos humanos Hind al Labwani, de 23 años, y Omar al Labwani, de 19, se ocultaron tras las protestas del 30 de abril cuando las fuerzas de seguridad amenazaron con detenerlos. Su padre, Kamal al Labwani, es preso de conciencia y actualmente cumple una condena de 12 años de cárcel. Los hermanos han participado en las protestas desde que éstas comenzaron en su ciudad natal de Al Zabadani, cerca de Damasco.

Jwan Yousef Khorshid, activista de derechos humanos kurdo y miembro de la junta directiva del ilegal Comité Kurdo de Derechos Humanos en Siria, participó en las protestas en su ciudad natal de Qamishly, en el nordeste de Siria y, según los informes, se ocultó el 25 de abril. Los servicios de Seguridad Militar visitaron su domicilio en varias ocasiones a comienzos de mayo, y el día 5 de este mes amenazaron con detener a su esposa si no se entregaba en 24 horas.

Haytham al Maleh, veterano abogado de derechos humanos y ex preso de conciencia, se ocultó la semana pasada después de que su hijo Iyas al Maleh, que vive en el extranjero, recibiera un soplo y lo llamara a su domicilio de un barrio de las afueras de Damasco. Iyas al Maleh dijo a Amnistía Internacional que las amenazas que recibe su padre por correo electrónico y en su cuenta de Facebook –con frases como “mereces que te cuelguen”– no han conseguido que éste guarde silencio, y la pasada noche habló en el canal de televisión Al Yazira.   

Walid al Bunni, detenido dos veces como preso de conciencia y miembro de la coalición de oposición ilegal Declaración de Damasco por el Cambio Nacional Democrático, huyó el 5 de mayo de su domicilio a las afueras de Damasco cuando las fuerzas de seguridad derribaron la puerta principal, y desde entonces está oculto.

Suheir al Atassi, destacada participante en las manifestaciones en favor de la reforma y presidenta del grupo de debate ilegal Foro Jamal al Atassi, también se ha ocultado. El 16 de marzo, miembros de las fuerzas de seguridad vestidos de civil dispersaron violentamente una protesta pacífica en favor de la liberación activistas políticos y la detuvieron arrastrándola por el cabello. Después la recluyeron en varios centros de detención, incluida la Sección de Muntaqa de los servicios de Seguridad Militar. Al quedar en libertad, el 3 de abril, siguió pidiendo reformas.

Las autoridades sirias deben poner fin a esta campaña de intimidación de personas que lo único que han hecho es expresar sus opiniones en manifestaciones públicas”, ha dicho Philip Luther.

La violencia en aumento, las detenciones en masa y el maltrato a los detenidos sólo han servido para calentar los ánimos de los manifestantes en todo el país, que deben poder expresar sus opiniones sin temer por su seguridad.

El dirigente de la oposición Riad Seif ha sido detenido hoy cuando salía de la mezquita de Al Hasan de Damasco, punto de arranque de las protestas en las calles de la capital. Ex parlamentario independiente, Riad Seif ha estado detenido dos veces como preso de conciencia y sufre un avanzado cáncer de próstata, lo cual hace temer por su bienestar bajo custodia.   

Cientos de personas más han sido detenidas y recluidas en régimen de incomunicación desde que comenzaron las protestas en favor de la reforma, a mediados de marzo.   

A Amnistía Internacional le preocupa la situación de muchas otras personas –entre las que figuran activistas políticos y de derechos humanos, imanes de mezquitas y periodistas– que han sido detenidas en los últimos días por participar en las protestas populares en todo el país o por apoyarlas.

Desde el 30 de abril, las fuerzas de seguridad y el ejército de Siria han llevado a cabo detenciones casa por casa en pueblos y ciudades de todo el país, como Al Zabadani y Madaya (al oeste de Damasco), Deraa al sur, Duma (cerca de Damasco) y la ciudad costera de Latakia. En la mayoría de estos lugares se han cortado las líneas de teléfono y la cobertura de la telefonía móvil.

Amnistía Internacional ha elaborado una lista de más de 540 personas que han muerto a manos de las fuerzas de seguridad sirias en las últimas siete semanas. Según los informes, varios manifestantes más han muerto en las protestas que tuvieron lugar hoy en todo el país con motivo del “día de desafío”.