Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las activistas de derechos humanos siguen sufriendo penas de cárcel

La defensora de derechos humanos y presa de concienci Nasrin Sotoudeh lleva 11 años encarcelada. © Payvand.com

Londres.- Amnistía Internacional ha denunciado las penas de prisión impuestas a dos destacadas defensoras de los derechos humanos iraníes y ha pedido a las autoridades que retiren todos los cargos en su contra.   

La defensora de los derechos humanos Nasrin Sotoudeh lleva 11 años encarcelada por “actos contra la seguridad nacional”, “propaganda contra el régimen” y pertenencia al Centro para la Defensa de los Derechos Humanos.

Los cargos están relacionados con su labor de defensa de los derechos humanos tras las controvertidas elecciones presidenciales de 2009 en el país. Al parecer, Sotoudeh podría no haber sido informada aún de la sentencia condenatoria y la pena que se le ha impuesto.   

El domingo, un tribunal de apelación confirmó la pena de cuatro años de cárcel impuesta a la periodista Shiva Nazar Ahari por “actos contra la seguridad nacional” y otros cargos. También podría ser condenada a recibir latigazos; sigue sin estar claro si se ha restablecido esta parte de la sentencia original que posteriormente se había cambiado por una multa.

“Las sentencias dictadas contra Nasrin Sotoudeh y Shiva Nazar Ahari son indignantes y constituyen una burla de la justicia” afirmó Malcolm Smart, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“Ambas han sido condenadas por su valiente defensa de los derechos humanos y de las mismas normas y valores que el gobierno iraní está obligado a respetar en virtud de los tratados internacionales” señaló Malcolm Smart. “Ciertamente es lamentable un estado de cosas en que tales actividades puedan calificarse de amenaza a la seguridad nacional o difusión de propaganda.”

Nasrin Sotoudeh es presa de conciencia y debe quedar en libertad de inmediato y sin condiciones. Shiva Nazar Ahari no debe ser obligada a cumplir su condena, que se ha de anular de inmediato.”

Desde su detención el pasado mes de septiembre hasta el final de su juicio, dos meses después, Nasrin Sotoudeh estuvo la mayor parte del tiempo recluida en régimen de aislamiento en la tristemente célebre cárcel de Evín, en Teherán. Los informes recibidos indican que también se le ha impuesto la prohibición de ejercer de abogada durante 20 años y además no podrá salir de Irán en ese tiempo.

Sus abogados tienen previsto recurrir la sentencia dictada por la Sala 26 del Tribunal Revolucionario de Teherán y afirman que ella nunca ha pertenecido al Centro para la Defensa de los Derechos Humanos.

Una de las fundadoras de ese centro fue Shirin Ebadi, galardonada con el Nobel de la Paz, para quien Nasrin Sotoudeh ejerció como abogada defensora. Las autoridades iraníes lo cerraron en diciembre de 2008.

Shiva Nazar Ahari, detenida en junio de 2009, fue puesta en libertad bajo fianza en septiembre de 2010. Sus abogados afirman que no tiene previsto solicitar una revisión judicial de la causa.

Amnistía Internacional ha hecho campaña en favor de ambas mujeres desde su detención. En noviembre de 2010, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos solicitó la revisión de la causa y pidió a las autoridades iraníes que aceleraran su liberación.

Shiva Nazar Ahari pertenece al Comité de Reporteros por los Derechos Humanos, que ahora es una organización prohibida. Otros miembros de la comunidad de defensores y defensoras de los derechos humanos han huido de Irán temiendo por su seguridad o siguen encarcelados en el país.

Estas sentencias forman parte de una campaña de represión en curso contra abogados y activistas de derechos humanos en Irán, y se han dictado en otros muchos casos. El 30 de octubre de 2010, el abogado Mohammad Seifzadeh fue condenado a 9 años de cárcel y la prohibición de ejercer la abogacía durante 10 años.

En tales casos, los juicios son manifiestamente injustos: los acusados no tienen acceso a un abogado de su elección y son declarados culpables en función de cargos de ambigua definición por tribunales y jueces que no son independientes.