Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La Ley de Libertad estadounidense debe promover una revisión completa de la vigilancia

AI contra la vigilancia masiva ilegal que lleva a cabo la Alianza de los Cinco Ojos (EE:UU., Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Canadá) a través de las redes de comunicación.©Getty Images

La aprobación, por parte de Estados Unidos, de la Ley de Libertad debe ser el principio, no el final, de una auténtica reforma de la vigilancia. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy, cuando la Cámara de Representantes ha votado a favor del proyecto de ley.

La ley es un intento de poner fin a la recopilación en masa e indiscriminada de grabaciones de llamadas telefónicas, pero no abarca muchos otros aspectos de la vigilancia masiva revelada por el denunciante de irregularidades Edward Snowden en 2013, unos aspectos entre los que se encuentra la vigilancia de millones de personas en todo el mundo.

“Esta votación muestra que la tendencia está cambiando en contra de la vigilancia. Pero Estados Unidos no puede limitarse a ajustar un sistema abusivo. Necesitamos controles y contrapesos adecuados, concebidos para la era digital”, ha manifestado Naureen Shah, directora del Programa de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional Estados Unidos.

“El proyecto de ley tiene limitaciones importantes y de ningún modo debe considerarse una reforma suficiente. Tampoco controla lo bastante la recopilación de datos personales más allá de las llamadas telefónicas, ni garantiza una supervisión significativa de los agentes de seguridad por parte del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.”

“Han pasado casi dos años desde que las revelaciones de Snowden mostraron que la vigilancia a la que Estados Unidos somete las comunicaciones mundiales por Internet está fuera de control. Debe establecerse un nuevo sistema transparente y que realmente sirva de protección, para que la gente pueda confiar de nuevo en su derecho a vivir libre de la intrusión del gobierno en su vida privada.”

La Ley de Libertad estadounidense no aborda la vigilancia global, ni incluye la necesidad de proteger frente a la vigilancia masiva la privacidad de las personas que no sean ciudadanas de Estados Unidos. Amnistía Internacional pide a los gobiernos que prohíban toda vigilancia masiva e indiscriminada de las comunicaciones.

El proyecto de ley incluye asimismo un aumento de las penas para el delito de apoyo material al terrorismo. Estados Unidos ha utilizado las leyes sobre apoyo material de una manera excesivamente amplia que hace temer por la libertad de expresión y asociación.


Información complementaria

El 7 de mayo de 2015, la Corte de Apelaciones estadounidense resolvió que la recopilación en masa de grabaciones telefónicas por parte de la Agencia Nacional de Seguridad era ilegal.