Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La intensificación de las demoliciones de viviendas palestinas por Israel, condenada por 31 organizaciones internacionales

El plan de "reasentamiento" tiene previsto “reasentar” a 7.000 palestinos que viven en 46 comunidades de la Zona C de Cisjordania © APGraphicsBank

Un total de 31 organizaciones de ayuda humanitaria, religiosas, de derechos humanos y de desarrollo hacen un llamamiento a los líderes mundiales para que actúen con urgencia para poner fin a las demoliciones en curso y hagan rendir cuentas al gobierno de Israel por la destrucción indiscriminada de propiedades palestinas y de proyectos financiados por asistencia internacional en la Cisjordania ocupada.

Durante la intensificación de las demoliciones que ha tenido lugar esta semana, el ejército israelí destruyó al menos 63 viviendas y estructuras básicas en 10 comunidades palestinas en la Zona C, el 60 por ciento de Cisjordania donde Israel mantiene el control militar y civil pleno. Entre las estructuras demolidas había 12 elementos humanitarios básicos, como un panel solar, una letrina portátil, rediles para animales y tiendas de campaña financiados por la Unión Europea.

Las organizaciones afirman que los donantes internacionales deben tratar de recuperar los costes económicos de sus estructuras destruidas y comprometerse a suministrar de nuevo la ayuda. En mayo de 2012, la Unión Europea afirmó públicamente que esperaba que el gobierno de Israel protegiera su ayuda humanitaria en la Zona C. Desde entonces, cientos de elementos de ayuda humanitaria financiados por donantes europeos y otros han sido demolidos o confiscados. Al menos 356 estructuras, incluidos 81 elementos financiados por la comunidad internacional, han sido demolidos ya en la Zona C en lo que va de año.

En total, las demoliciones de esta semana han dejado sin hogar a 132 personas, de ellas 82 menores de edad, lo que representa la cuarta parte del desplazamiento debido a demoliciones en 2015 y constituye el mayor número de personas que han quedado sin hogar debido a las demoliciones en casi tres años.

“Las demoliciones están empujando a los palestinos a la desesperación y destruyendo perspectivas de paz. En vez de desarrollar sus comunidades y sus medios de vida, miles de palestinos viven en la Zona C en condiciones miserables, con el temor constante de que mañana su hogar pueda haber desaparecido y puedan verse obligados a abandonar sus tierras”, ha afirmado Catherine Essoyan, presidenta regional de Oxfam.

Estas demoliciones se llevan a cabo en el marco del plan del gobierno de Israel para “reasentar” a 7.000 palestinos que viven en 46 comunidades de la Zona C. La comunidad internacional ha pedido en repetidas ocasiones al gobierno de Israel que cancele el plan de “reasentamiento”. El plan afecta a comunidades de beduinos y pastores en el centro de Cisjordania, incluida la Zona E1 en torno a Jerusalén, donde el gobierno de Israel tiene previsto ampliar los asentamientos, que son ilegales en virtud del derecho internacional. El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, entre otros, ha afirmado que, en caso de llevarse a la práctica, el plan de “reasentamiento” propuesto por Israel equivaldría a traslado forzoso.

El traslado forzoso y la destrucción indiscriminada de propiedades privadas constituyen graves infracciones del Cuarto Convenio de Ginebra. Este tipo de infracción supone obligaciones específicas de terceros Estados, además de responsabilidad penal individual, y está tipificado como crimen de guerra.

“El rápido aumento de las demoliciones muestra que debemos ir más allá de las palabra y pasar a una acción concertada para poner fin a estas violaciones del derecho internacional. Las vulneraciones graves del derecho internacional humanitario podrían ser pronto la norma. No lograremos una solución justa y duradera del conflicto sin asegurar antes el respeto del derecho internacional humanitario”, ha afirmado Tony Laurance, primer ejecutivo de Medical Aid for Palestinians.

Algunas comunidades afectadas por el plan de “reasentamiento” fueron también algunas de las más afectadas por las demoliciones de esta semana, lo que suscita la preocupación de que el gobierno de Israel esté usando tácticas coactivas para expulsar a los residentes palestinos. Pero las comunidades palestinas no incluidas en el plan también hacen frente a una suerte semejante. La aldea palestina de Susiya, que no es una de las comunidades incluidas en el plan, podría hacer frente además a la demolición masiva y el traslado forzoso en las proximas semanas.

El gobierno de Israel justifica las demoliciones y el traslado de comunidades en la Zona C, parte del territorio palestino ocupado reconocido oficialmente, aduciendo que carecen de los permisos de planificación y construcción israelíes, que se deniegan sistemáticamente a los palestinos. La incapacidad para construir y desarrollarse hace a los palestinos vulnerables a la demolición de viviendas, el desplazamiento y el traslado forzoso y limita su capacidad para realizar su derecho al agua, a una vivienda adecuada, a la educación, a la salud y a medios de vida dignos.

Las organizaciones de ayuda humanitaria locales e internacionales son objeto de restricciones cada vez más severas por parte del gobierno de Israel cuando intentan responder a estas necesidades, lo que vulnera la obligación de Israel de facilitar la entrega efectiva de ayuda.

Las organizaciones son:

Ayuda en Acción, Acción contra el Hambre, Amnistía Internacional, Asamblea de Cooperacion por la Paz (ACPP), Broederlijk Delen, Christian Aid, Iglesia de Suecia, COSPE, DanChurchAid, Diakonia, Programa Ecuménico de Acompañamiento en Palestina e Israel (EAPPI) – Reino Unido e Irlanda, Embrace the Middle East, Gruppo di Volontariato Civile, Fundación Heinrich Böll, Lawyers for Palestinian Human Rights,  Medical Aid for Palestinians (MAP – UK), Oxfam, Overseas, Open Shuhada Street – Sudáfrica, Norwegian Church Aid, Norwegian People’s Aid, Asociación de Solidaridad con Palestina de Suecia, Pax Christi Flandes, Pax Christi International, Premiere Urgence Aide Medicale Internationale (PU-AMI), Quaker Peace and Social Witness (QPSW), Secours Islamique – Francia, Federación Luterana Mundial, Trócaire, Vento di Terra, WeEffect

 

Información complementaria

Las cifras de demoliciones y desplazamiento usan como fuente la Base de Datos de Demoliciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCAH), consultada por última vez a las 7.23 pm del 20 de agosto de 2015. Las demoliciones de esta semana en la Zona C ocurrieron los días 17, 18 y 20 de agosto.

Cuatro de las 10 comunidades palestinas afectadas por las demoliciones recientes –Az’Zaayyem, Khan Al Ahmar-Abu Falah, Bir Al Maskoob y Wadi Sneysel– están situadas dentro de E1 y figuran además entre las 46 comunidades de beduinos y pastores palestinas que se sabe que están señaladas para aplicar el plan de “reasentamiento” israelí. Un total de 22 estructuras fueron demolidas en estas cuatro comunidades el 17 de agosto, lo que implicó el desplazamiento de 78 personas.

El plan de “reasentamiento”, hecho público por Israel en septiembre de 2014, recibe generalmente el nombre de “Plan Nuweimeh”. La aplicación del plan supondría el traslado de unos 7.000 palestinos de 46 comunidades, unas 23 situadas dentro de la Zona E1, a tres emplazamientos aprobados por el gobierno de Israel: Nuweimeh, Fasayel y Al Jabal. Para referencia de la cita del secretario general, véase párr. 37 en este enlace y para más información general véase este otro enlace.

El plan maestro E1 propuesto por Israel (Plan No. 420/4), aprobado en 1999, se aplicaría mediante una serie de subplanes destinados a enlazar el asentamiento de Ma’ale Adumim con Jerusalén y con un bloque de asentamientos más amplio de Ma’ale Adumim mediante su conexión con los asentamientos de Mishor Adumim y Kfar Adumim a través de una serie de carreteras y de iniciativas de construcción de viviendas.

La Administración Civil israelí, organismo que controla la planificación y zonificación en la Zona C, ha denegado hasta el 94 por ciento de las solicitudes palestinas de permisos de construcción en los últimos años. La Administración Civil ha emitido más de 12.500 órdenes de demolición en la Zona C para viviendas, escuelas, dependencias agropecuarias, cisternas, hornos de pan tradicionales ovens (taboun) palestinos. Este mismo organismo aprueba regularmente permisos de construcción, zonificación y asignación de tierras para el desarrollo de la expansión de los asentamientos ilegales en la Zona C. Para más información, véase este documento.