Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La comunidad internacional debe incrementar urgentemente la ayuda humanitaria a Misratah

Los civiles hacen largas filas para conseguir alimentos y gasolina en Misratah. © Amnistía Internacional

Londres.- La comunidad internacional debe aumentar de inmediato la ayuda humanitaria a la ciudad libia de Misratah. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy, mientras muchos de los residentes de la ciudad permanecen sin comunicación, electricidad ni suministro de agua.

La ciudad lleva semanas cercada por fuerzas leales al coronel Gadafi, que han cortado los suministros de electricidad y agua en las partes de la ciudad que les oponen resistencia.

Las personas bajo el fuego en Misratah se encuentran atrapadas en lo que se está convirtiendo rápidamente en una crisis humanitaria declarada”, ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Mientras el coronel Gadafi promete públicamente permitir el acceso a la ayuda humanitaria, sus fuerzas no han dejado de bombardear la zona portuaria de Misratah con armas indiscriminadas, lo que aumenta aún más el número de bajas civiles. Su ataque a la ciudad continúa, y no se han tomado medidas para que los civiles puedan escapar.”  
 
Aunque a la ONU se le ha permitido el acceso para que investigue, su equipo no ha podido llegar a Misratah desde hace días, por lo que se desconoce cuán atroces son las condiciones en la ciudad. Los habitantes de Misratah necesitan ayuda urgente, y la necesitan ya”, ha manifestado Malcolm Smart.

Las autoridades libias han cortado todas las redes de comunicación, y han dejado a los residentes de Misratah sin posibilidad de contactar unos con otros o con el mundo exterior.

A medida que los suministros disminuyen, se han formado largas colas para conseguir pan y gasolina.

Pese a que ayer el gobierno libio aseguró que se crearía un pasillo humanitario, los constantes combates en Misratah están obstaculizando los suministros médicos y de alimentos, que la población necesita desesperadamente, y están impidiendo la evacuación segura de los heridos y de miles de trabajadores extranjeros que permanecen en la zona portuaria, ansiosos por marcharse.

Amnistía Internacional pide a todas las partes del conflicto, incluida la OTAN, que tomen todas las medidas necesarias para establecer un pasillo humanitario efectivo, e insta a las autoridades locales que encabezan la oposición al coronel Gadafi en Misratah a dar prioridad a la evacuación de los civiles heridos.

La situación médica es crítica, y está empeorando, con una grave escasez de medicinas, suministros hospitalarios y generadores eléctricos.  Miles de personas han resultado heridas, y hay escasez de agua no contaminada”, ha manifestado Malcolm Smart.

En una decisión muy bien recibida, el gobierno británico ha declarado que financiará más evacuaciones en barco desde Misratah.  Amnistía Internacional pide a los demás Estados que envíen suministros médicos, alimentos, equipo de comunicaciones y generadores eléctricos de emergencia para la población civil.  

La batalla por la ciudad ha obligado a desplazarse a miles de residentes, muchos de los cuales huyeron de sus casas con lo puesto.  Su seguridad corre un peligro constante a causa de los disparos de cohetes y mortero de las tropas gubernamentales libias, que también han utilizado munición de racimo contra zonas civiles.

A juzgar por su historial hasta la fecha, las garantías del gobierno libio de que cooperará para proteger a la población civil parecen promesas vanas, carentes de toda credibilidad. No podemos fiarnos de ellas. La comunidad internacional debe hacer cuanto pueda ahora, con auténtica urgencia, para prestar una mayor ayuda humanitaria a la población de Misratah y para garantizar la seguridad de los civiles que se encuentran allí”, ha declarado Malcolm Smart.

Una delegación de Amnistía Internacional se encuentra en Misratah desde el 14 de abril.