Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La Comisión Europea adopta una postura más firme respecto a los Estados miembros que discriminan a los romaníes

Una niña romaní dibuja en el colegio de Francisciho, en la ciudad eslovaca de Levoca, uno de los centro que en 2011 creó dos aulas para romaníes. © AI.

Eslovaquia es el segundo Estado miembro sometido a un procedimiento de infracción por incumplir la legislación europea contra la discriminación

Amnistía Internacional, la Red Europea contra el Racismo, el Centro Europeo de Derechos de los Romaníes y las Fundaciones para una Sociedad Abierta han aplaudido hoy la decisión de la Comisión Europea de iniciar un procedimiento de infracción contra la república eslovaca por incumplir la legislación de la Unión Europea (UE) contra la discriminación.

“En este día y esta era, escandaliza que los niños y niñas romaníes de Eslovaquia sean segregados sistemáticamente de los no romaníes y puestos en escuelas especiales. A ningún niño o niña debe negársele nunca la igualdad de acceso a la educación: se trata de un derecho humano fundamental”, ha manifestado Iverna McGowan, directora en funciones de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas.

Tanto los órganos nacionales e internacionales de derechos humanos como la sociedad civil llevan años pidiendo al gobierno eslovaco que aborde la discriminación constante y generalizada que sufren los niños y niñas romaníes en la educación. En 2013, la Defensora Pública de los Derechos eslovaca advirtió de que los romaníes constituían más de 88 por ciento del alumnado de las clases y escuelas especiales para niños con discapacidad mental leve que su oficina había examinado. En 2014, en el marco del mecanismo de examen periódico universal de la ONU, se pidió a Eslovaquia que abordara la discriminación de los romaníes en las escuelas. El gobierno rechazó esa recomendación alegando que la igualdad de trato ya estaba garantizada.

Sin embargo, la realidad en las escuelas es muy diferente. Según el estudio realizado en 2012 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, hasta el 43 por ciento de los romaníes matriculados en escuelas generales estaban en clases segregadas étnicamente. En 2012, un tribunal eslovaco aclaró que la práctica de separar a los niños y niñas romaníes de sus compañeros no romaníes sin más motivo que su origen étnico era ilegal.

Ya en 2010, el gobierno eslovaco se comprometió a poner fin a la discriminación, pero no ha tomado medidas a ese respecto. Al contrario, ha financiado y puesto en marcha el proyecto de las denominadas “escuelas de contenedores”. Se trata de colocar escuelas directamente en asentamientos romaníes, en lugar de garantizar la integración del alumnado romaní en escuelas generales étnicamente mixtas. Esta práctica está reforzando la segregación existente.

“Por fin, la Comisión se muestra firme. La decisión advierte al gobierno eslovaco y a todos los Estados miembros de que la discriminación no se tolerará. Es la segunda vez que la Comisión utiliza sus herramientas legales para presionar a un gobierno con el objeto de que ponga fin a la discriminación constante y sistémica”, ha manifestado Andras Ujlaky, director ejecutivo del Centro Europeo de Derechos de los Romaníes.

En septiembre de 2014, en una decisión sin precedentes, la Comisión Europea inició un procedimiento de infracción contra la República Checa por incumplir la legislación europea contra la discriminación al discriminar a los niños y niñas romaníes en la educación. También en la República Checa la proporción de niños y niñas romaníes en escuelas para estudiantes con discapacidad mental leve es excesiva. La decisión de la Comisión ha sido ampliamente aplaudida por las organizaciones de la sociedad civil, que llevan mucho tiempo pidiendo a la Comisión que cumpla con su responsabilidad como guardiana de los tratados de la UE.

“La decisión anunciada hoy por la Comisión Europea contra Eslovaquia supone un importante hito para la Unión Europea y sus ciudadanos y ciudadanas romaníes. Pero los esfuerzos de la Comisión no deben terminar aquí: la Comisión debe emprender acciones contra otros Estados miembros que incumplen la Directiva de igualdad racial de la UE. No se trata únicamente de los romaníes. Se trata de la justicia y del Estado de derecho para todas las personas”, ha manifestado Zeljko Jovanovic, director de la Oficina de Iniciativas sobre Romaníes de la Sociedad Abierta (Open Society).

Corresponde ahora al gobierno eslovaco hacer cumplir el derecho de acceso a la educación sin discriminación, y para ello debe emprender una reforma integral y prestar asistencia específica a los órganos pertinentes del sistema educativo.

 

Información complementaria

Los procedimientos de infracción, tal como se establecen en el artículo 258 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, proporcionan a la Comisión una eficaz herramienta legislativa para garantizar el cumplimiento de la legislación europea. Si la Comisión cree que un Estado miembro está incumpliendo la legislación de la UE y considera que las medidas tomadas por el Estado miembro en cuestión para abordar las preocupaciones de la Comisión son insuficientes, puede llevar el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Si el Tribunal concluye que un Estado miembro ha incumplido alguna obligación contraída en virtud de los tratados, ordenará al Estado que tome las medidas necesarias para cumplir dicha obligación.

La decisión de iniciar el procedimiento contra la República Eslovaca se anunció hoy, 29 de abril, tras una reunión del colegio de comisarios. El procedimiento cuestiona el cumplimiento por parte de Eslovaquia de: el artículo 21.1 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, que prohíbe la discriminación basada en motivos tales como el origen racial o étnico; y los artículos 2.2a, 2.2b, 2.3 y 3.1.g de la Directiva de igualdad racial (Directiva 2000/43/CE, relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato de las personas independientemente de su origen racial o étnico), que prohíbe la discriminación en el acceso a la educación a causa del origen racial o étnico.

La Comisión enviará ahora al gobierno eslovaco una notificación oficial con su valoración de la situación, y le dará un plazo límite para presentar sus observaciones. Después de eso, la Comisión concluirá si Eslovaquia está realmente incumpliendo la legislación de la UE. En caso de incumplimiento, la Comisión puede llevar el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La sociedad civil lleva muchos años observando la situación de los niños y niñas romaníes en la República Eslovaca. Si desean documentación reciente sobre la discriminación en las escuelas, consulten:
Amnistía Internacional: Slovak authorities in breach of obligations to Romani school children (2013).
Amnistía Internacional: Las “escuelas de contenedores” de Eslovaquia agravan la segregación de los niños y niñas romaníes de la sociedad (2015).
Presentación del Centro Europeo de Derechos de los Romaníes al Consejo de Derechos Humanos de la ONU (en inglés) (2013).
Presentación del Centro Europeo de Derechos de los Romaníes a la Comisión Europea (en inglés) (2013).