Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Jordania: La entrega de ayuda humanitaria a la población refugiada atrapada en “tierra de nadie” precisa una solución a largo plazo

© KHALIL MAZRAAWI/AFP/Getty Images

Los informes sobre la reanudación del reparto de ayuda humanitaria a 75.000 personas refugiadas que están atrapadas en una remota y árida región que se extiende a lo largo de la frontera de Jordania con Siria, llamada “la berma”, son un atisbo de esperanza largamente esperado que debería ir seguido de una solución sostenible y duradera; así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

La noticia llega mientras la ONU y las autoridades jordanas continúan las negociaciones para abrir un canal de ayuda humanitaria a los sirios que llevan atrapados allí desde que las autoridades jordanas sellaron la frontera tras un ataque armado perpetrado en junio. Desde entonces, la población refugiada soporta condiciones infernales, sin más ayuda humanitaria que una entrega que se hizo en agosto usando una grúa.

“La noticia de la reanudación del reparto de ayuda humanitaria a las decenas de miles de refugiados atrapados en la berma es un alivio muy bienvenido. Sin embargo, nos preocupan los informes que indican que se hará llegar la ayuda mediante una grúa o que se coaccionará a los refugiados, directa o indirectamente, para que se desplacen a zonas donde estarían expuestos a ataques para recibir esa ayuda. Lo que hace falta con urgencia es el acceso sin trabas de la ayuda humanitaria y una respuesta humanitaria gestionada y multisectorial, en consonancia con las normas internacionales”, ha afirmado Audrey Gaughran, directora de Asuntos Temáticos Globales de Amnistía Internacional.

Decenas de miles de personas refugiadas han huido de los derramamientos de sangre en Siria para terminar viviendo en la berma durante meses interminables soportando condiciones completamente inhumanas. Las organizaciones de ayuda humanitaria deben tener acceso sin restricciones para poder proporcionar ayuda alimentaria, tratamiento médico esencial y apoyo de otro tipo. De lo contrario, será como poner una tirita, que apenas servirá a la larga.

Es necesaria una solución más sostenible a largo plazo para la situación de crisis en la berma. Una solución real y significativa sería que Jordania, con el apoyo de la comunidad internacional, proporcionara seguridad y refugio a los refugiados atrapados frente al brutal conflicto de Siria. Esto incluye permitir la entrada en el país de los refugiados y al mismo tiempo realizar los controles de seguridad necesarios de conformidad con las leyes y normas internacionales.

“La comunidad internacional debe también compartir la responsabilidad con Jordania ofreciendo un número considerablemente mayor de plazas de reasentamiento para aliviar la presión sobre Jordania, que está entre los países que acogen a un mayor número de refugiados en el mundo.”