Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Italia: El despliegue de buques de guerra para patrullar las aguas libias expondrá a las personas refugiadas a abusos terribles

David Ramos/Getty Images
La propuesta de las autoridades italianas de enviar buques de guerra a patrullar las aguas territoriales libias es un intento vergonzoso de eludir su deber de rescatar a las personas refugiadas y migrantes en el mar y de ofrecer protección a quienes la necesitan, ha manifestado Amnistía Internacional antes de una votación que tendrá lugar mañana en el Parlamento italiano. El plan prevé el despliegue de hasta seis barcos para apoyar a la guardia costera libia en la interceptación y devolución de personas refugiadas y migrantes a Libia, donde éstas podrían sufrir terribles abusos y violaciones de derechos humanos. En virtud del plan, es probable que se autorice a personal militar italiano a usar la fuerza contra contrabandistas y traficantes de personas, lo que también podría provocar que personas refugiadas e migrantes quedaran atrapadas en el fuego cruzado. “En lugar de enviar barcos para ayudar a salvar vidas y de ofrecer protección a personas refugiadas y migrantes desesperadas, Italia está planeando desplegar buques de guerra para devolverlas a Libia”, afirmó John Dalhuisen, director de Amnistía Internacional para Europa. “Esta estrategia vergonzosa no está concebida para poner fin a la creciente cifra de muertes en el Mediterráneo central, sino más bien para impedir la llegada de personas refugiadas y migrantes a las costas italianas. Las afirmaciones de que se respetarán los derechos de las personas devueltas sonarán huecas a quienes han huido de abusos atroces en los centros de detención libios.”

Información complementaria

Libia continúa siendo un país sumamente inseguro para las personas refugiadas y migrantes, que son objeto de manera habitual de homicidio, secuestro a cambio de rescate, esclavitud y trabajo forzoso, violación y otros abusos. El país no posee un sistema de asilo para quienes necesitan protección y penaliza la entrada y estancia irregulares, lo que da lugar a la detención automática de miles de personas.

Contenidos relacionados