Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Irlanda del Norte. El fallo del Tribunal de Apelación de Belfast sobre el aborto es un “insulto a las mujeres”

Manifestación por el derecho a decidir en Dublín, 26 de septiembre de 2015. © AI

El Tribunal de Apelación de Belfast ha fallado que la sumamente restrictiva legislación de Irlanda del Norte sobre el aborto no infringe las normas de derechos humanos, decisión que Amnistía Internacional ha calificado de “absurda” y de “insulto a las mujeres y las niñas”.

El Tribunal se ha pronunciado sobre un fallo de 2015 del Tribunal Superior según el cual la legislación actual, que prohíbe el aborto incluso en caso de violación o incesto y de malformación mortal del feto, infringe el derecho de las mujeres a la intimidad. También ha considerado si la legislación es incompatible con el derecho a no sufrir tratos crueles y degradantes ni discriminación.

Grainne Teggart, jefa de proyecto de campañas de Irlanda del Norte de Amnistía Internacional, ha manifestado:

“El absurdo fallo de hoy es un insulto a las mujeres y las niñas y a toda persona del país a quien le importe la justicia. Los jueces tenían la oportunidad de corregir siglos de abusos contra los derechos humanos, pero han resuelto de un plumazo dejar abandonadas a otra generación de mujeres y niñas en Irlanda del Norte".

“La Asamblea de Stormont lleva demasiado tiempo desentendiéndose de las mujeres y tiene que tomar con urgencia medidas para reformar la legislación de Irlanda del Norte sobre el aborto y dar prioridad a su adaptación a las normas internacionales de derechos humanos, como han pedido los comités de la ONU. Para ello debe despenalizarse el aborto. Las mujeres no deben verse ya obligadas a salir de Irlanda del Norte para recibir la atención de la salud a la que tienen derecho legalmente.”

Sarah Ewart, en cuyo primer embarazo le diagnosticaron una malformación fetal mortal que la obligó a viajar a Inglaterra para interrumpirlo, ha afirmado:

“Es un día triste para los derechos humanos en Irlanda del Norte. El fallo judicial de hoy supone que yo y las mujeres como yo seguiremos siendo tratadas como ciudadanas de segunda clase, obligadas a salir de Irlanda del Norte si tenemos que interrumpir el embarazo y sin derecho a la atención de la salud que prestan los médicos y las comadronas que conocen nuestra situación.

“Las leyes de Irlanda del Norte convirtieron mi situación en una verdadera pesadilla. Pedí ayuda a los políticos y no  realizaron  los cambios necesarios, y ahora los tribunales se han unido a ellos negando a las mujeres sus derechos. Me parece increíble que ocurra algo así en 2017, pero seguiremos luchando para que las mujeres de Irlanda del Norte tengan acceso a atención de la salud  igual que las mujeres del resto del Reino Unido.”

La revisión judicial original la llevó la Comisión de Derechos Humanos de Irlanda del Norte; Amnistía Internacional fue parte en la causa tanto en el Tribunal Superior como en el Tribunal de Apelación.

El fallo se ha dictado después de que el presidente de la Cámara de los Comunes haya admitido hoy mismo una enmienda de varios partidos al Discurso Real en la que se pide al gobierno británico que garantice el acceso al aborto cubierto por el servicio nacional de salud a las mujeres de Irlanda del Norte.