Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Irán: Menor condenado a muerte podría ser ejecutado en secreto

Se desconoce actualmente el paradero joven iraní condenado a muerte, Saman Naseem. © Private.

La negativa de las autoridades iraníes a proporcionar a la familia de Saman Naseem –condenado a muerte por presuntos delitos cometidos cuando era menor edad y cuya ejecución estaba prevista para esta mañana– información sobre su suerte y su paradero hace temer que pueda ser torturado o ejecutado en secreto, ha manifestado Amnistía Internacional.

Saman Naseem, que estaba recluido en la prisión central de Urmía, fue trasladado el 18 de febrero de 2015 a un lugar desconocido. Las autoridades de la prisión dijeron a su familia que fueran a buscar sus pertenencias el sábado.

La falta de noticias sobre la suerte o el paradero de Saman Naseem como consecuencia de la negativa de los funcionarios de la prisión a informar a su familia es cruel e inhumana”, ha señalado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Las autoridades iraníes no deben seguir jugando con los familiares de Saman Naseem. Tienen que revelar de inmediato su paradero, detener su ejecución e iniciar una revisión judicial exhaustiva  de su caso.”

Saman Naseem fue condenado a muerte en abril de 2013, tras un juicio manifiestamente injusto ante un tribunal penal de Mahabad, provincia de Azerbaiyán Occidental. Lo declararon culpable de “enemistad con Dios” y “corrupción en la tierra” por su presunta pertenencia al grupo armado kurdo de oposición Partido por una Vida Libre en Kurdistán y por participar en actividades armadas contra la Guardia Revolucionaria. En aquel momento tenía 17 años.

En una carta publicada por Amnistía Internacional, Saman Naseem, que tiene ahora 22 años, ofrece un estremecedor relato de la tortura que sufrió al principio de las investigaciones, cuando lo tuvieron recluido en una celda de dos metros de largo por medio de ancho y, teniendo los ojos vendados, lo obligaron a poner la huella dactilar en un documento de “confesión”.