Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Indonesia: 72 horas para detener las ejecuciones

Líderes australianos siguen negociando para parar las ejecuciones de Myuran Sukumaran de 33 años y de Andrew Chan de 31. (AP Photo/Rick Rycroft)

Amnistía Internacional pide que se abandonen inmediatamente y con carácter de urgencia los planes de ejecutar a un grupo de presos en Indonesia, entre los que figuran los ciudadanos australianos Andrew Chan y Myuran Sukumaran, tras confirmarse la notificación de 72 horas previa a la realización de estos homicidios sancionados por el Estado.

“Si estas ejecuciones se llevan a cabo, serán una grave mancha para el historial de los derechos humanos de Indonesia y la presidencia de Joko Widodo, y deteriorarían las relaciones entre Indonesia y países amigos como Australia”, ha afirmado Diana Sayed, abogada de derechos humanos y encargada de respuesta a las crisis de Amnistía Internacional Australia.

Cientos de miles de personas de Australia y del mundo han seguido pidiendo respetuosamente que se suspendan las ejecuciones y se indulte a las personas que van a ser ejecutadas.

"A pesar de estas peticiones, es muy preocupante la aparente determinación del gobierno de Indonesia a continuar con más homicidios, no obstante sus promesas de no alejarse de la pena de muerte, que mantuvo hasta que volvieron a reanudarse las ejecuciones, en 2013.”

“Instamos al presidente Widodo a que modifique su postura inmediatamente para que su corto historial en materia de derechos humanos no siga deteriorándose.

“El hecho de que el presidente Joko Widodo no haya estudiado realmente las peticiones de indulto caso por caso, vulnerando con ello la Constitución de Indonesia, también plantea graves interrogantes sobre el Estado de derecho en Indonesia.

“Aunque el derecho internacional no puede ser más claro en su prohibición de ejecutar a personas con un diagnóstico de enfermedad mental, uno de los hombres que van a ser ejecutados tiene un diagnóstico de esquizofrenia paranoide.

“Estas ejecuciones mermarían en grado sumo la credibilidad de Indonesia para hablar sobre los derechos humanos en el ámbito regional y mundial y salvar las vidas de ciudadanos indonesios que están en espera de ejecución en otros lugares, como ha hecho en las últimas semanas.

“A pesar de ser una situación desesperada, sabemos por experiencia que aún hay tiempo para detener las ejecuciones y poner fin definitivamente a la pena de muerte en Indonesia.

“Amnistía Internacional lleva más de 30 años haciendo campaña para terminar con la pena de muerte. Cuando comenzó, sólo había 16 países abolicionistas.

“Ahora son 140 los países que han dejado de aplicar la pena de muerte en la ley o en la práctica.

“Instamos encarecidamente a Indonesia a que demuestre su potente liderazgo concediendo el indulto a Andrew, Myuran y a todos los presos en espera de ejecución, poniendo fin a la pena de muerte y uniéndose a la tendencia mundial contra los homicidios sancionados por el Estado”, ha declarado Diana Sayed.