Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Hungría: Las condenas por asesinato son una "llamada de atención" sobre los crímenes de odio contra romaníes

Marcha en la localidad de Devecser que fue rganizada por el partido de extrema derecha Jobbik. © Kinga Kalocsai

Cuatro personas fueron declaradas culpables en relación con el asesinato por motivos raciales de seis romaníes en 2008 y 2009. Tres han sido condenadas a cadena perpetua y la cuarta ha sido condenada a 13 años de prisión por connivencia.

La sentencia de hoy es un paso positivo, pero Hungría no ha aprendido todavía las lecciones de estos homicidios. Las autoridades siguen sin hacer lo suficiente para prevenir la violencia contra la comunidad romaní y responder a ella”, ha afirmado Jezerca Tigani, directora adjunta del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

Sentencia y hechos ocurridos

El tribunal de Budapest declaró a Zsolt Peto y a los hermanos Arpad e Istvan Kiss culpables de llevar a cabo nueve ataques con armas de fuego y cócteles molotov contra casas de romaníes en ocho localidades distintas.

 
Un cuarto miembro del grupo –Istvan Csontos, que actuó como conductor de vehículo– también fue encarcelado.

Seis personas perdieron la vida y cinco resultaron heridas en la oleada de violencia que perpetraron durante un año, entre ellas un padre y su hijo de cuatro años, que murieron por disparos cuando intentaban huir de su vivienda incendiada. Otra mujer murió por disparos mientras dormía.


El Código Penal de Hungría no incluye de manera explícita los crímenes de odio entre los casos de asesinato y se conceden a los jueces poderes discrecionales a la hora de fallar en relación con delitos cometidos contra grupos minoritarios como la comunidad romaní. No se recopilan datos estadísticos que muestren la magnitud de estos delitos.


En Hungría, la comunidad romaní es demonizada por los políticos y los medios de comunicación, mientras las comunidades siguen siendo hostigadas y atacadas por grupos parapoliciales de extrema derecha que llevan a cabo marchas que cruzan las localidades donde residen.