Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Hagamos historia: Amnistía Internacional insta a votar “sí” en el referéndum sobre la igualdad en el matrimonio civil

Una mujer pasa junto a un café con un cartel indicando SÍ al referéndum sobre el matrimonio de personas del mismo sexo en Dublín, Irlanda, en mayo de 2015. EPA / AIDAN CRAWLEY

En menos de 24 horas, Irlanda irá a la urnas en un referéndum que es verdaderamente histórico, pues es la primera vez que una nación pide a su ciudadanía que vote “sí” y ponga fin a la discriminación contra las personas LGBTI en su legislación sobre el matrimonio civil. Si gana el sí, Irlanda se convertirá en el primer país del mundo que garantizará a sus ciudadanos y ciudadanas el mismo derecho constitucional a casarse con la persona a quien aman, cualquiera que sea su orientación sexual, tras una votación popular.

Colm O’Gorman, director ejecutivo de Amnistía Internacional Irlanda, ha manifestado: El amor no discrimina y tampoco deben hacerlo nuestras leyes. Si un Estado decide reconocer, proteger y valorar en sus leyes las relaciones basadas en el amor, la intimidad y el compromiso, no debe negarse este reconocimiento a algunas personas simplemente por su orientación sexual. Pedimos a los ciudadanos y ciudadanas de Irlanda que den comienzo a una nueva era de igualdad en el matrimonio civil. Ahora les toca decidir.”

“Cuando la campaña está llegando a su fin y quedamos a la espera de la decisión del pueblo irlandés, me gustaría rendir homenaje a quienes han participado en este trabajo por su dedicación, compromiso y extraordinaria energía. En toda Irlanda, muchas comunidades locales han aunado sus fuerzas para formar grupos por el ‘Sí a la Igualdad’, con el apoyo del compromiso incansable de la campaña nacional del ‘Sí a la Igualdad’. Ha sido un honor asociarnos con la campaña.”

“Ha habido momentos difíciles. Para muchas personas es un asunto muy personal. Para quienes pertenecemos a la comunidad LGBTI y para nuestras familias y nuestros amigos y amigas, ha sido necesario salir a la calle y hablar con nuestros conciudadanos y conciudadanas, yendo de puerta en puerta y calle por calle, para pedirles que voten ‘sí’ y hagan que se nos reconozca la libertad de casarnos con la persona a quien amamos.”

“La respuesta ha sido verdaderamente extraordinaria. La campaña ha puesto de manifiesto la abrumadora dignidad, compasión y generosidad de la mayoría del pueblo irlandés. El apoyo que hemos recibido en los últimos meses en esas conversaciones diarias ha sido, sencillamente, maravilloso.”

“Por supuesto, nada de esto valdrá si no se sale a expresar ese apoyo en las urnas mañana. Además, aunque también las papeletas pongan de manifiesto un alentador apoyo a la reforma propuesta, es evidente que el resultado lo decidirá probablemente la participación. Sencillamente, un baja participación podría  dar la victoria al ‘no’.”

“Es bien sencillo, si queremos ganar este referéndum, tenemos que ir a votar. Contará hasta el último voto. Si queremos que Irlanda diga ‘sí’ a la igualdad en el matrimonio civil para sus ciudadanos y ciudadanas LGBTI, debemos votar ‘sí’.”

“Que ese ‘sí’ se oiga en todo el mundo. Que lo oigan los líderes y los gobiernos que persiguen a sus comunidades LGBTI y violan sus derechos humanos, quienes con sus leyes y sus actos desprecian y deshumanizan a las personas y sus relaciones. Será una poderosa señal para la Rusia de Putin y para la Uganda de  Museveni, y un mensaje de esperanza para quienes, en todo el mundo, luchan por la justicia, la libertad y la igualdad.”

 

Nota para los medios de comunicación

Todas las personas tienen derecho a no sufrir discriminación en el disfrute de sus derechos humanos, incluido el derecho a casarse y fundar una familia. Lo reconocen así el artículo 2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el artículo 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. El artículo 26 de éste garantiza a todas las personas igual protección ante la ley. Desde hace más de un decenio, la orientación sexual es un motivo prohibido de discriminación según el derecho internacional de los derechos humanos.  

Amnistía Internacional aprobó en 2007 una política global en la que se pide el fin de la discriminación en las leyes sobre el matrimonio civil en razón de la orientación sexual o la identidad de género. Nuestra membresía de Irlanda decidió por votación en su asamblea general anual de 2009 aprobar y apoyar una campaña en favor de la igualdad en el matrimonio civil en Irlanda.

Véase www.letsmakehistory.ie

Amnistía Internacional Irlanda se ha inscrito en el registro de la comisión de ética de los cargos públicos (Standards in Public Office Commission) para todo el periodo de campaña del referéndum.