Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Familias de refugiados palestinos de Siria, separadas al negarles la entrada en frontera

A muchos jóvenes refugiados palestinos procedentes de Siria les niegan la entrada en Líbano. © MAHMOUD ZAYYAT/AFP/Getty Images

A algunos refugiados palestinos procedentes de Siria —entre los que hay embarazadas, menores y mujeres con bebés— se les ha negado la entrada en Líbano debido a la intensificación de las restricciones en la frontera, dice Amnistía Internacional en un nuevo documento publicado hoy.

El informe, titulado Denied refuge: Palestinians from Syria seeking safety in Lebanon, pone de relieve la desesperada situación de las familias separadas tras toparse con las variables normas fronterizas cuando trataban de entrar en Líbano. En uno de los casos más estremecedores, se prohibió la entrada en Líbano a una madre con un bebé recién nacido que trataba de reunirse con su esposo y otros cinco hijos.

“Al negar la entrada a una madre y a su hijo recién nacido, entre otras personas, las autoridades libanesas han mostrado una escalofriante falta de respeto hacia los derechos de unos refugiados que huyen de un conflicto sangriento. No se debe negar la entrada a absolutamente nadie que huyendo de un conflicto busque refugio; al actuar así, Líbano está incumpliendo sus obligaciones contraídas en virtud del derecho internacional”, ha declarado Sherif Elsayed Ali, director del Equipo sobre Derechos de Personas Refugiadas y Migrantes de Amnistía Internacional.

Las investigaciones de Amnistía Internacional han encontrado asimismo indicios de una política que consiste en negar totalmente la entrada en Líbano a los refugiados palestinos procedentes de Siria, reúnan o no las nuevas condiciones para entrar. Estos indicios incluyen un documento filtrado, aparentemente de los servicios de seguridad, en el que se ordena a las líneas aéreas que utilizan el aeropuerto principal de Beirut que no transporten a ningún refugiado palestino desde Siria a Líbano, con independencia de los documentos que lleve.


“Las autoridades libanesas deben poner fin inmediatamente a estas medidas abiertamente discriminatorias hacia los refugiados palestinos que llegan desde Siria. Aunque la llegada de refugiados ha supuesto una enorme carga para los recursos de Líbano, no hay excusa que valga para abandonar a los refugiados palestinos que buscan seguridad en Líbano”, prosiguió Sherif Elsayed Ali.


Los refugiados palestinos procedentes de Siria también sufren severas restricciones a su capacidad para buscar refugio en otros países vecinos de Siria. Desde enero de 2013, el gobierno de Jordania les prohíbe entrar en ese país, y en 2013 los testimonios de los refugiados indicaban que  los refugiados palestinos procedentes de Siria tenían más dificultades para entrar en Turquía que los ciudadanos sirios.

“Lamentablemente, las nuevas restricciones de Líbano son sólo el ejemplo más reciente de las medidas que discriminan a los refugiados palestinos que huyen del conflicto de Siria”, añadió Sherif Elsayed Ali.

Según las nuevas condiciones para entrar en Líbano, los refugiados palestinos procedentes de Siria deben demostrar que reúnen determinados requisitos para obtener para la residencia temporal en Líbano o que están en tránsito hacia otro país. De hecho, para los refugiados es sumamente difícil, cuando no imposible, cumplir estas condiciones.

Los requisitos que deben reunir los refugiados palestinos procedentes de Siria para entrar en Líbano no se aplican a los sirios. Incluso antes de los últimos cambios, que entraron en vigor en mayo de 2014, los refugiados palestinos procedentes de Siria tenían que cumplir unas condiciones diferentes para entrar.

En junio de 2014, las autoridades libanesas introdujeron nuevas condiciones para los refugiados sirios, restringiendo la entrada a quienes proceden de zonas donde hay combates cerca de la frontera con Líbano. No está claro aún el impacto de esta política.

“Nadie que busque refugio seguro debido a la crisis siria debería ser devuelto a ese país.  Debe permitirse que todos los refugiados residan en Líbano sin temor a ser detenidos o expulsados”, dijo Sherif Elsayed Ali.

Quienes han conseguido cruzar la frontera y entrar en Líbano aún deben afrontar una incertidumbre considerable. Según la información que ha recibido Amnistía Internacional, en este país no se permite a algunos refugiados palestinos que renueven sus visados o sus permisos de residencia temporales, lo que les deja en un limbo legal y en peligro de ser detenidos y expulsados.

Algunas personas se han encontrado con que no tienen los documentos necesarios para conseguir o renovar el visado y —desesperadas— vuelven a Siria para obtenerlos. Otros refugiados han hablado de sus dificultades para pagar las tasas para renovar el visado.

Familias separadas

Suleiman, un niño de 12 años, lleva casi un año separado de sus padres y de su hermano, desde que volvieron de Líbano a Siria para obtener nuevos documentos de identidad, necesarios para renovar el visado en Líbano. Desde entonces sus padres han tratado infructuosamente de volver a entrar en Líbano más de 30 veces. Suleiman vive ahora con un tío en Líbano.

A una mujer que logró huir de la zona sitiada de Yarmouk se le negó la entrada en Líbano en su primer intento, en marzo de 2014, a pesar de que estaba embarazada de seis meses e iba acompañada de cinco niños. Fue admitida en Líbano en su segundo intento, con la ayuda de un trabajador de la ONU. Cuando su esposo y dos hijos mayores intentaron reunirse con ella en Líbano un mes después, los funcionarios de fronteras libaneses les negaron la entrada por ser palestinos.

Amnistía Internacional pide a las autoridades libanesas que se aseguren de que todos los refugiados procedentes de Siria pueden entrar en Líbano a buscar refugio; las condiciones para entrar no deben impedir a  nadie buscar refugio y respetar el principio de la no discriminación.

La organización reitera su llamamiento a la comunidad internacional para que intensifique su apoyo económico a los países vecinos de Siria, incluido Líbano, que alberga al mayor número de refugiados procedentes de Siria.

“Sin un apoyo y una ayuda económica mayores de la comunidad internacional, es casi seguro que aumenten las restricciones impuestas en Líbano a todos los refugiados procedentes de Siria. La magnitud de la crisis de refugiados sirios, que aumenta vertiginosamente, exige una respuesta internacional conjunta”, concluyó Sherif Elsayed Ali.

“Algo que habla considerablemente a favor de Líbano es que, pese a las tensiones que ha causado, este país ha mantenido generalmente las puertas abiertas para las personas que huyen de Siria y se le debe animar a que siga teniéndolas abiertas, incluso para los palestinos. La comunidad internacional no debe ignorar su vergonzosa inacción a la hora de proporcionar a Líbano un apoyo mínimamente suficiente.”

Información complementaria

Amnistía Internacional lleva documentando la situación de los refugiados procedentes de Siria en Jordania, Turquía y Líbano en informes y documentos publicados desde 2012.