Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Exsoldados guatemaltecos condenados a 6.060 años por masacre

En los 36 años de conflicto hubo cientos de miles de homicidios y desapariciones © AP GraphicsBank
En Dos Erres se torturó, violó y mató entre otros a muchos niños y niñas © Equipo Argentino de Antopología Forense

 “Aunque esta sentencia es un paso hacia adelante en la lucha contra la impunidad en Guatemala, los soldados no cometieron estos crímenes por iniciativa propia, y las autoridades deben hacer comparecer ante la justicia a todos sus superiores en la cadena de mando que planearon y ordenaron los crímenes”, declaró Sebastián Elgueta, investigador sobre Centroamérica de Amnistía Internacional

 

Amnistía Internacional acoge con satisfacción la decisión del tribunal de condenar a cuatro exsoldados de una unidad de élite del ejército a más de 6.000 años de prisión por su papel en una masacre cometida en 1982 en la localidad de Dos Erres, al norte de Guatemala.


El 5 de diciembre de 1982, una unidad de élite del ejército guatemalteco entró en Dos Erres y torturó y mató a alrededor de 250 hombres, mujeres y niños durante tres días, antes de arrasar el pueblo. Muchas de las mujeres y niñas fueron violadas, y numerosos habitantes, niños incluidos, fueron arrojados al pozo del pueblo.


En 1994 se abrió una investigación sobre la masacre de Dos Erres, pero las decenas de apelaciones formuladas por la defensa hicieron que el caso languideciera años en los tribunales. En el juicio testificaron sobrevivientes de la masacre, que habían declarado a Amnistía Internacional que un oficial de la base militar local había ordenado la operación para encubrir la violación de una mujer de la localidad a manos de un oficial del ejército.


Los exsoldados —Manuel Pop Sun, Reyes Collin Gualip, Daniel Martínez y el teniente Carlos Carías— han sido condenados a penas de 30 años de prisión por cada asesinato y a 30 años más por un crimen de lesa humanidad. 


El año pasado, además, fue detenido en Estados Unidos otro exsoldado que participó en la masacre de Dos Erres. Gilberto Jordán confesó a las autoridades estadounidenses que había participado en la masacre y que incluso había arrojado a un bebé al pozo de la localidad. Jordán será devuelto a Guatemala cuando cumpla la condena de 10 años de prisión que le fue impuesta por infracciones de las leyes sobre migración.


Una comisión de la verdad auspiciada por la ONU concluyó que durante los 36 años de conflicto armado interno de Guatemala, cerca de 200.000 personas fueron víctimas de homicidio o desaparición forzada, y las fuerzas de seguridad cometieron más de 600 masacres, sobre todo en comunidades rurales e indígenas.