Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Estados Unidos: El plan de Obama para cerrar Guantánamo

Un guardia dando comida a un preso en Guantánamo © US DoD

El gobierno de Obama ha presentado al Congreso un plan para cerrar el centro de detención de Guantánamo. En respuesta, Naureen Shah, directora del Programa de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional Estados Unidos, ha declarado:

Nos congratulan el compromiso del presidente Obama de cerrar por fin Guantánamo y ciertos aspectos de este plan, pero la propuesta de trasladar a algunos de los detenidos al territorio continental de Estados Unidos para que sigan recluidos sin cargos es temeraria y desacertada. No servirá para complacer a los miembros del Congreso que parecen inclinados a convertir Guantánamo en una prisión extraterritorial para personas capturadas en una guerra global, aparentemente infinita. Y no pondrá fin a la detención indefinida, sino que la trasladará al territorio continental de Estados Unidos.”

La posibilidad de un nuevo sistema paralelo de reclusión perpetua sin cargos dentro de Estados Unidos sentaría un precedente peligroso; de tener éxito, sería un golpe devastador para los principios básicos de la justicia penal.”

“El presidente Obama tiene razón en ir en contra de la oposición en el Congreso al cierre de Guantánamo y renovar su apoyo a opciones que incluyen enjuiciamientos en las cortes federales ordinarias. Celebramos su rechazo al miedo, al odio y a la ignorancia que alimentan la pervivencia de Guantánamo.”

Guantánamo debe cerrarse abordando el problema de frente, no trasladándolo a otra parte. Amnistía Internacional Estados Unidos escribió al presidente Obama en octubre para instarle a que cualquier plan para cerrar Guantánamo ponga fin a la detención indefinida sin cargos ni juicio, abandone las comisiones militares a favor de las cortes federales y garantice la rendición de cuentas y la reparación por violaciones de derechos humanos.

Las comisiones militares no respetan los principios de los derechos humanos ni hacen justicia. Sin duda, cualquier persona responsable de los crímenes de lesa humanidad cometidos el 11 de septiembre de 2011 debe responder de ellos ante la justicia en juicios justos. Guantánamo y las comisiones militares no han servido —ni pueden servir— para hacer justicia. Quienes perdieron a sus seres queridos en los atentados merecen que se haga justicia en el curso de su vida. Sin embargo, no sólo parece poco probable que comiencen los juicios ante las comisiones militares —menos aún que concluyan— en los próximos años, sino que, cuando se celebren incumplirán las normas internacionales sobre imparcialidad judicial. Amnistía Internacional pide que los juicios por violaciones de derechos humanos y crímenes de derecho internacional tengan lugar ante tribunales civiles, no militares, y se opone a que los tribunales militares juzguen a civiles.

Pueden leer aquí la carta que Amnistía Internacional escribió al presidente en octubre.