Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El vicepresidente debe poner fin a los ataques contra manifestantes pacíficos

Omar Suleiman debe mostrar un auténtico liderazgo respondiendo a la violencia organizada. Fuente: DoD photo by Cherie A. Thurlby public domain

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido al vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, que ponga fin a la violencia desencadenada por los simpatizantes del gobierno en El Cairo y en todo el país, mientras llegan más informes sobre nuevas medidas de represión contra periodistas y activistas.

Según informes, las fuerzas de seguridad han detenido a periodistas y hostigado a activistas tras los sucesos violentos de ayer, en los que murieron al menos cinco personas y varios centenares más resultaron heridas en los enfrentamientos entre partidarios y detractores del gobierno de la plaza de Tahrir de El Cairo.

Las autoridades egipcias deben garantizar la protección de manifestantes, periodistas y activistas pro derechos humanos. La ausencia de policías sobre el terreno que respondan a la violencia es una señal evidente de la complicidad del gobierno egipcio en la violencia o, en el mejor de los casos, de la abdicación total de su responsabilidad en el orden público en este momento de crisis nacional”, ha declarado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

Deben permitirse las manifestaciones pacíficas, sean cuales sean las opiniones expresadas, y debe protegerse a los manifestantes pacíficos, con independencia de las negociaciones políticas que se estén llevando a cabo.

Personal de Amnistía Internacional presente en el Centro Legal Hisham Mubarak, organización egipcia de derechos humanos clave, ha dicho que el centro había sido atacado por las fuerzas de seguridad.

El equipo de investigación de Amnistía Internacional desplazado hasta Egipto también informó ayer de que la violencia parecía en parte orquestada por las autoridades para sofocar las continuas protestas multitudinarias que piden la reforma política.

La organización ha pedido asimismo a otros Estados que utilicen su influencia para instar a las autoridades egipcias a que pongan freno a sus partidarios.

El vicepresidente Omar Suleiman ha sido designado para gestionar la crisis actual. En este sentido, debe mostrar ahora un auténtico liderazgo respondiendo a la violencia organizada que estamos viendo en las calles”, manifestó Salil Shetty.

Debe actuar si quiere que su compromiso declarado con la reforma tenga alguna credibilidad, tanto dentro de Egipto como en el extranjero.

Al mismo tiempo, los países que tienen lazos estrechos con Egipto deben ejercer su influencia sobre las autoridades egipcias para poner fin a la violencia.

Deben dejar claro que si no se protege a los manifestantes pacíficos de la violencia, las detenciones arbitrarias y otras violaciones, la relación de estos países con Egipto se verá gravemente dañada.

 

Para más información