Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El informe de la ONU, un llamamiento a la investigación internacional de los crímenes de guerra

Navi Pillay, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, publicó hoy el examen de los esfuerzos del gobierno para investigar violaciones de los derechos humanos durante y después del conflicto armado de Sri Lanka. © LAKRUWAN WANNIARACHCHI / AFP / Getty Images

La comunidad internacional debe actuar en consecuencia tras un nuevo y contundente informe de la ONU en el que se pide una investigación internacional de las presuntas violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra cometidos en Sri Lanka, ha manifestado Amnistía Internacional.

“Es absolutamente vergonzoso que cinco años después del conflicto armado de Sri Lanka las víctimas y sus familias no hayan visto aún hacer justicia –ha señalado Polly Truscott, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía–. El último informe de Navi Pillay es un urgente y conmovedor recordatorio más de que la investigación internacional de las presuntas violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra no puede demorarse.”

“Sri Lanka ha hecho hasta ahora cuanto ha podido para embaucar a la comunidad internacional y bloquear los intentos de establecer una verdadera rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos que se cometieron."

“Este informe es muy revelador, así que instamos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a que apruebe en marzo una enérgica resolución para pedir una investigación internacional."

“Las conclusiones de Navi Pillay se hacen eco de las nuestras. Seguimos recibiendo nuevos relatos de testigos presenciales y otras denuncias de espantosos abusos cometidos tanto por las fuerzas del gobierno como por los Tigres de Liberación de Eelam Tamil durante el conflicto armado.”

Navi Pillay, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, ha publicado hoy su examen de los esfuerzos del gobierno por investigar las violaciones de derechos humanos cometidas durante y después del conflicto armado de Sri Lanka, que terminó en 2009. En él llega a la conclusión de que la falta sistemática de medidas gubernamentales para establecer la verdad y hacer justicia es básicamente una cuestión de voluntad política. 

Pillay ha puesto también de relieve el abrumador sentimiento de dolor y trauma de las víctimas y supervivientes, que, si no se aborda, continuará menoscabando la confianza en el Estado y la reconciliación.

Cómo puedes ayudar