Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El gobierno debe cooperar plenamente con la Corte Penal Internacional

El vicepresidente keniano William Ruto debe presentarse ante la Corte Penal Internacional © LEX VAN LIESHOUT / AFP / Getty Images

Las autoridades de Kenia deben cooperar plenamente con la Corte Penal Internacional para garantizar justicia a las víctimas de la violencia postelectoral de 2007 y 2008; así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional ante la inminente apertura del juicio en La Haya contra el vicepresidente William Ruto y el periodista Joshua arap Sang.

“El comienzo del juicio ante la Corte Penal Internacional es una importante oportunidad de poner fin a la impunidad por los graves crímenes cometidos en 2007 y 2008. Kenia debe cooperar plenamente con la Corte y apoyar su trabajo para garantizar un proceso imparcial y efectivo a los acusados, las víctimas y los testigos, así como a la población keniana”, ha afirmado Netsanet Belay, director del Programa de Amnistía Internacional para África.

“Han pasado seis años desde que la violencia postelectoral sacudió el país; ya es hora de que la búsqueda de justicia para los cientos de personas que perdieron la vida y los miles que perdieron su hogar sea un asunto prioritario.”

En 2009, el entonces fiscal de la Corte Penal Internacional entró en escena para investigar crímenes cometidos durante la violencia postelectoral, cuando la Corte estableció que Kenia no había demostrado que estuviera adoptando medidas adecuadas para investigar y enjuiciar los crímenes que habían supuesto la muerte de más de 1.000 personas y el desplazamiento de 600.000.

Aunque las autoridades kenianas han afirmado que cooperarán con la Corte, han puesto todo su empeño ante el Consejo de Seguridad de la ONU, la Unión Africana y, más recientemente, el Parlamento de Kenia para socavar y hacer fracasar el trabajo de la Corte dirigido a hacer justicia por estos crímenes.

“Los recientes intentos de politizar los juicios ante la Corte Penal Internacional  por parte del gobierno son deplorables y no se debe permitir que afecten al comienzo de este juicio histórico ni a futuros procedimientos relacionados con él”, ha dicho Netsanet Belay.

“Las autoridades kenianas deben dedicar sus energías a garantizar justicia, verdad y reparación a las víctimas de otros muchos crímenes sobre los cuales la Corte no es competente.” 

El vicepresidente William Ruto y el periodista Joshua arap Sang están acusados de crímenes de lesa humanidad que incluyen asesinatos, traslados forzosos de población y persecución.

Están compareciendo voluntariamente ante la Corte en las citaciones, y deben seguir cooperando plenamente con los procedimientos, lo que incluye asistir a las vistas según se ordene. No asistir a las vistas podría llevar a la Corte a dictar órdenes de detención contra esas personas que exigirían su entrega y posible reclusión en La Haya.

Los riesgos relacionados con los testigos, como la intimidación y la intromisión en la obtención de su testimonio, se presentan como una dificultad importante para celebrar los procedimientos de la Corte en Kenia. La situación ya ha ocasionado que varios testigos se retiren de las causas ante la Corte.

Cuatro testigos han retirado su cooperación de los juicios en los últimos tres meses, y algunos han alegado preocupación por su seguridad.

“Es un entorno sumamente difícil para las víctimas y los testigos que están dispuestos a participar en el proceso de la Corte Penal Internacional. La fiscal de la Corte debe investigar debidamente todos los informes sobre intimidación de testigos o intromisión en sus derechos para determinar si constituyen delitos contra la administración de justicia con arreglo al Estatuto de la Corte”, ha afirmado Netsanet Belay.

“La Corte Penal Internacional tiene la obligación de proteger a víctimas y testigos y Kenia está obligado a cooperar plenamente con sus esfuerzos de protección y en cualquier investigación que lleve a cabo sobre intimidación o intromisión.”

Cómo puedes ayudar