Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El CNT promete investigar violaciones de derechos humanos

El CNT ha dicho que asumirá el control de los grupos armados para acabar con los abusos. © Al Yazira en inglés

Londres.- El Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia ha prometido investigar los abusos de derechos humanos cometidos por sus propios partidarios, en respuesta a un reciente informe publicado por Amnistía Internacional.

El 13 de septiembre, el CNT condenó en un comunicado todos los abusos cometidos durante la guerra, y afirmó que “actuará rápidamente y tomará medidas en relación con las conclusiones de Amnistía Internacional para evitar que se cometan abusos similares en zonas en las que continúa el conflicto, como Bani Walid y Sirte”.

En su comunicado, el CNT también dijo que ahora “pondrá todo su empeño en hacer que los grupos armados estén bajo el control de las autoridades oficiales e investigará de forma exhaustiva cualquier incidente del que sea informado”.

"Celebramos el compromiso del CNT de investigar abusos como los que hemos documentado y de garantizar que no volverán a repetirse”, ha expresado Claudio Cordone, director general de Amnistía Internacional.

"Esperamos con impaciencia que se adopten urgentemente iniciativas concretas para garantizar que las personas detenidas no son sometidas a malos tratos, y que los grupos especialmente vulnerables, como la población libia de Tawargha -que en su mayoría ha huido de la ciudad- y la de África subsahariana, no sufren represalias.”

El informe de Amnistía Internacional publicado ayer, La lucha por Libia: Homicidios, desapariciones y torturas, revela que, mientras las fuerzas de Gadafi cometieron crímenes de guerra y posibles crímenes de lesa humanidad, las fuerzas contrarias al coronel también cometieron abusos de derechos humanos, incluidos crímenes de guerra.

Una de las recomendaciones clave de Amnistía Internacional consiste en que el Consejo Nacional de Transición derive el control de los centros de detención al ministro de Justicia y Derechos Humanos, con el fin de evitar que los combatientes y civiles detenidos sigan siendo sometidos a abusos.

La organización también ha pedido que se comunique de forma pública y firme que no se tolerarán actos de tortura ni otros abusos, y que los responsables tendrán que rendir cuentas.

Amnistía Internacional ha pedido al CNT que tome medidas específicas, incluidos llamamientos públicos, para garantizar que los grupos armados no cometen abusos contra los grupos especialmente vulnerables a sufrir represalias, como la población libia de Tawargha y la de África Subsahariana, que, por lo general, se considera que han combatido del lado de las fuerzas de Gadafi.

El CNT ha pospuesto durante dos días el ataque que había planeado en Bani Walid, y ha pedido a la población civil que abandone la ciudad, después de que fracasasen las negociaciones para lograr la rendición de las fuerzas de Gadafi.