Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Derechos humanos: un largo camino antes de los Juegos Olímpicos

Amnistía Internacional le pide al Barça que no olvide la situación de derechos humanos del país

 

"El Olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos fundamentales universales."

Carta Olímpica, principios fundamentales, párrafo 2.

 

Londres/Barcelona. Dentro de tres años, el 8 de agosto de 2008, comenzarán los Juegos Olímpicos en Pekín. Amnistía Internacional ha pedido hoy a las autoridades chinas que cumplan su promesa de mejorar la situación de los derechos humanos en su país para los Juegos Olímpicos de 2008.

 

"Esta es la oportunidad perfecta para que China muestre al mundo que se preocupa por los derechos humanos", ha declarado Catherine Baber, directora adjunta del Programa de Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

 

"Lamentablemente, a pesar de las promesas que se han hecho al Comité Olímpico Internacional, se siguen cometiendo violaciones graves de derechos humanos en China."

 

El Comité Olímpico Internacional (COI) podría sentir especial preocupación por las violaciones de derechos humanos que padecen los ciudadanos chinos en relación con la preparación de los Juegos Olímpicos en China. Entre ellas figuran el encarcelamiento de personas que han enviado cartas abiertas al COI pidiendo mejoras en la situación de los derechos humanos en China; los desalojos forzados, muchos de ellos ilegales, de miles de residentes de Pekín con motivo de la preparación de la ciudad para los Juegos; y la intensificación de la represión de grupos de quienes las autoridades temen que podrían poner en una situación incómoda al país durante los Juegos, por citar sólo algunas.

 

Amnistía Internacional ha difundido hoy una lista de motivos de preocupación en relación con la situación de los derechos humanos en China, así como un conjunto de medidas prácticas y realistas que debe adoptar las autoridades. Las medidas propuestas armonizarían más la práctica del gobierno con las normas internacionales de derechos humanos y los ideales de la Carta Olímpica. Su implantación por las autoridades chinas en los tres años que quedan para que se inauguren los Juegos es factible.

 

"Amnistía Internacional observará los progresos de China en estas áreas en los próximos tres años, e informará sobre ellos", añadió Catherine Baber.

 

Amnistía Internacional pide a las autoridades chinas:

- La abolición de la pena de muerte.

- La reforma urgente del sistema judicial.

- Que permita a los ciudadanos el disfrute total de la libertad de expresión y de asociación.

- La excarcelación de todos los presos de conciencia y de las personas encarceladas por ejercer su derecho a la libertad de expresión, sea en Internet o en otros medios.

- Que se haga justicia para las víctimas de la represión de Tiananmen de 1989.

- Que pongan fin a los desalojos forzados.

 

Según fuentes oficiales chinas, más de 300.000 personas han sido trasladadas de sus casas de Pekín en los preparativos para los Juegos, aunque Amnistía Internacional cree que la cifra real es muy superior. Muchas de estas personas han sido desalojadas sin el proceso debido y sin recibir una indemnización justa. Además, se ha detenido y encarcelado a personas sólo por protestar por su desalojo –y algunas han "desaparecido"– sin que se haya informado a sus familias del lugar donde están detenidas.

 

Amnistía Internacional sigue teniendo motivos de preocupación de carácter general en relación con los derechos humanos en China y observará de cerca los progresos de China en estas áreas concretas, dada su relación directa con la organización de los Juegos Olímpicos.

 

"Pediremos al Comité Olímpico Internacional y al movimiento olímpico en general que trabajen junto con nuestros miembros en todo el mundo y en solidaridad con los activistas de derechos humanos de China para presionar a favor de reformas concretas y positivas de la situación de los derechos humanos en China antes de agosto del 2008", concluyó Catherine Baber.

 

En abril de 2001, Liu Jingmin, vicepresidente del Comité para la Candidatura de los Juegos Olímpicos Pekín 2008 declaró: "Al permitir que Pekín sea la anfitriona de los Juegos contribuirán al desarrollo de los derechos humanos." Liu Qi, alcalde de Pekín, se comprometió asimismo a que, si se celebraban los Juegos en esa ciudad, avanzarían el progreso social y el desarrollo económico en China, al igual que la situación de los derechos humanos. Por su parte, los funcionarios del Comité Olímpico Internacional han dejado claro que esperan que los derechos humanos en China mejoren como resultado de la elección de Pekín como sede de los Juegos.

 

Petición de Amnistía Internacional al FC Barcelona:

Ante las negociaciones que actualmente mantiene el Fútbol Club Barcelona con el gobierno de la República Popular de China, que podrían conducir a un acuerdo de patrocinio, la Sección Española de Amnistía Internacional ha transmitido hoy a la dirección del club los importantes motivos de preocupación que suscita la situación de los derechos humanos en el país.

 

"Las empresas no pueden ser testigos mudos cuando se perpetran violaciones generalizadas de los derechos humanos, ni tampoco pueden escudarse alegando respeto por el 'relativismo cultural'", ha declarado Esteban Beltrán, director de la Sección Española de AI.

 

Amnistía Internacional recomienda al Fútbol Club Barcelona:

- El conocimiento y aplicación de las Normas sobre las responsabilidades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales de las Naciones Unidas.

- La adopción de una política sobre derechos humanos.

- La incorporación de las Normas de las Naciones Unidas en sus contratos y acuerdos con terceros.

 

Las Normas sobre las responsabilidades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales elaboradas por Naciones Unidas constituyen un compendio de las recomendaciones a las empresas para evitar su colaboración, incluso involuntaria, en violaciones de derechos humanos. Se basan en la legislación internacional relevante y describen de manera detallada los principios que las empresas deben observar.

 

Cómo puedes ayudar