Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Declaración “completamente inadecuada” del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria

AI ha pedido reiteradamente al Consejo de Seguridad de la ONU que remita la situación en Siria a la Corte Penal Internacional. © Demotix

Londres.- La respuesta del Consejo de Seguridad de la ONU al derramamiento de sangre que se viene produciendo en Siria es totalmente inadecuada, ha manifestado Amnistía Internacional hoy, tras publicarse una declaración del Consejo en la que se condena la represión mortal de las protestas llevada a cabo por el gobierno sirio.

En la declaración de la ONU se pide el fin de la violencia y se condenan las violaciones generalizas de derechos humanos cometidas por las autoridades sirias, pero no se toman en absoluto medidas decisivas. El llamamiento se ha emitido en calidad de declaración presidencial, por lo que no es legalmente vinculante.

“La respuesta de la ONU es completamente inadecuada. Tras más de cuatro meses de represión violenta de la disidencia, predominantemente pacífica, de Siria, resulta muy decepcionante que lo más que llega hacer el Consejo de Seguridad sea emitir una suave declaración no vinculante legalmente y que no remite la situación a la Corte Penal internacional”, ha indicado José Luís Díaz, representante de Amnistía Internacional en la ONU.

“El presidente El Asad ha permitido a sus fuerzas de seguridad efectuar otro sangriento ataque contra civiles, que ha matado a decenas de personas en la ciudad de Hama en los últimos días. Es esencial que la misión de investigación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Siria pueda examinar la situación lo antes posible. Lamentablemente, el Consejo de Seguridad no ha prestado tampoco apoyo a esta misión”, ha explicado Díaz.

Las autoridades sirias no han permitido hasta ahora la entrada de la delegación de investigación de la ONU en el país.

“La ONU tiene que actuar de inmediato y con una postura firme y legalmente vinculante. Como mínimo, su postura debe incluir la imposición de un embargo de armas, la congelación de los activos del presidente El Asad y otras autoridades presuntamente responsables de crímenes de lesa humanidad y la remisión de la situación al fiscal de la Corte Penal Internacional”, ha añadido.  

Amnistía Internacional conoce el nombre de más de 1.500 personas que se cree que han muerto desde que comenzaron las protestas en demanda de reformas a mediados de marzo.

Según informes, muchas de ellas eran manifestantes o ciudadanos contra los que las fuerzas de seguridad y el ejército dispararon con munición real.

En el contexto de las protestas se ha detenido a millares de personas más, muchas de las cuales se encuentran recluidas en régimen de incomunicación en lugares desconocidos.

Según informes, a sus familiares les da miedo pedir información sobre su paradero, y Amnistía Internacional teme que sean víctimas de desaparición forzada. Los informes indican que muchas han sido torturadas o sometidas a otros malos tratos bajo custodia, en algunos casos causándoles la muerte.

Los delitos perpetrados en Siria por las fuerzas del gobierno constituyen crímenes de lesa humanidad, pues parecen formar parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil, ha afirmado Amnistía Internacional.

La organización ha pedido reiteradamente al Consejo de Seguridad de la ONU que remita la situación en Siria a la Corte Penal Internacional, como hizo en el caso del gobierno de Libia en febrero, tras la represión violenta de las protestas allí. 

 

Cómo puedes ayudar