Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Decenas de miles de personas se encuenetran en peligro al intensificarse los combates

La violencia se ha intensificado recientemente en Costa de Marfil. © AP GraphicsBank

Londres.- Ante el recrudecimiento de los combates en Costa de Marfil, que ha obligado a decenas de miles de personas a huir de los intensos tiroteos, Amnistía Internacional ha instado a las autoridades del país a que protejan a la población.

Los enfrentamientos entre comandos armados y miembros de las fuerzas de seguridad leales al presidente saliente, Laurent Gbagbo, han continuado durante varios días en la ciudad de Abiyán, causando numerosas víctimas mortales.

La crisis humanitaria en Costa de Marfil se está agravando, puesto que las decenas de miles de personas que huyen de Abiyán necesitan protección y asistencia inmediatas”, ha manifestado Véronique Aubert, directora adjunta del Programa para África de Amnistía Internacional.

Muchas de las personas desplazadas por los combates, entre las que hay mujeres y menores, tienen dificultades para encontrar alojamiento, y algunas duermen al aire libre.

Gran parte de los combates en Abiyán se han librado entre fuerzas de seguridad y un grupo armado autodenominado “Comandos Invisibles” que afirma luchar de forma independiente.

Personas residentes en el barrio de Abobo, en Abiyán, han contado a Amnistía Internacional que los enfrentamientos las han dejado sin agua ni electricidad.

La violencia se ha intensificado recientemente en Costa de Marfil, a raíz de las controvertidas elecciones presidenciales de noviembre de 2010. El candidato de la oposición, Alassane Ouattara, es el vencedor de los comicios reconocido internacionalmente, pero el presidente saliente Gbagbo se ha negado a dejar el puesto.

Grupos partidarios de Gbagbo, conocidos como los Jóvenes Patriotas, también han matado a varias personas. El domingo, en el barrio de Yopougon, miembros de este grupo quemaron vivo a un hombre al sospechar que se trataba de un rebelde.

Un testigo declaró a Amnistía Internacional: “Algunos Jóvenes Patriotas detuvieron a un desconocido que preguntaba por unas direcciones. No hablaba francés, y no conseguía hacerse entender. Lo llevaron a un pequeño callejón, le colocaron un neumático alrededor del cuello y le prendieron fuego.

Otra persona que vivía en la zona afirmó: “Tan pronto como aparece alguien a quien no se conoce en el barrio, los Jóvenes Patriotas lo consideran un rebelde.

Estos hechos demuestran que la población se ha quedado sin ningún tipo de protección efectiva; todos pueden ser perseguidos por cualquiera de los bandos”, ha declarado Véronique Aubert.

Personas residentes en Abobo contaron a Amnistía Internacional que la situación es tan grave que se han visto obligadas a marcharse del barrio.

Huimos porque todas las noches oímos tiroteos, y porque llevamos dos días sin agua ni electricidad en el barrio; las tiendas están cerradas, no hay nada que comer”, ha afirmado hoy una persona residente en la zona.

Otra persona residente en el barrio que también se ha marchado contó a Amnistía Internacional: “Los cadáveres de las personas siguen en el suelo. Nadie los recoge, y tememos que se propaguen enfermedades a causa de los cuerpos en descomposición.

La semana pasada, Charles Blé Goudé, ministro de Juventud nombrado por Laurent Gbagbo y dirigente de los Jóvenes Patriotas, hizo un llamamiento a la población para que impidiese a las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU que se trasladasen por el país, lo que abre la posibilidad de que se produzcan enfrentamientos entre civiles y tropas de la ONU.

La misión de la ONU se ha convertido en objetivo; según ha informado, tres integrantes de las fuerzas de mantenimiento de la paz resultaron heridos el domingo a causa de disparos recibidos mientras patrullaban por Abobo, en una emboscada cuya autoría achaca a partidarios de Gbagbo.

Ayer, la ONU informó de que Jóvenes Patriotas secuestraron a dos miembros del personal de la ONU en Abiyán y los retuvieron durante varias horas.

Durante la semana pasada, los combates se extendieron a otras partes del país.

En el oeste, los enfrentamientos entre las Fuerzas Nuevas –que controlan el norte y parte del oeste del país– y fuerzas partidarias de Gbagbo han obligado a miles de personas a huir de sus casas; algunas se han dirigido a la vecina Liberia.

En Yamusukro, la capital política, también se han producido enfrentamientos entre fuerzas de seguridad leales a Gbagbo y jóvenes partidarios de Ouattara.