Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Debe abandonarse el “juicio espectáculo” contra los organizadores de la protesta del parque Gezi

La policía antidisturbios utilizan gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes en la plaza Taksim, 31 de mayo de 2013. © Eren Aytuğ / Nar Fotos

Turquía debe abandonar el juicio espectáculo de motivación política iniciado contra un grupo de activistas pacíficos acusados de organizar las protestas “ilegales” que barrieron el país hace un año. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

Los miembros del grupo Solidaridad Taksim, cuyo juicio comienza hoy en Estambul, se enfrentan a hasta 15 años y medio de prisión.

“Se trata de un juicio espectáculo por venganza y de motivación política en el que no hay ni rastro de pruebas de delitos reales. Debe detenerse en su primera vista", ha manifestado Andrew Gardner, investigador de Amnistía Internacional sobre Turquía.


“La fiscalía ha elaborado una causa simplemente para transmitir al resto de Turquía un mensaje enérgico que diga que las autoridades perseguirán implacablemente a toda persona que disienta y organice protestas contra la política gubernamental.”


Solidaridad Taksim es una coalición de más de un centenar de organizaciones que incluye a arquitectos, médicos, sindicalistas y otras ramas. Se estableció en 2012 para hacer frente al proyecto de desarrollo urbano de la plaza de Taksim y el parque Gezi, en Estambul.

La coalición hacía campaña para sensibilizar a la opinión pública sobre el proyecto, y convocó manifestaciones pacíficas contra la destrucción prevista del parque.

Las protestas del parque Gezi desataron una oleada de manifestaciones antigubernamentales en todo el país, en las que se calcula que participaron 3,5 millones de personas.

Cinco de los encausados, destacados activistas de Solidaridad Taksim, están acusados de convocar a la gente para que participara en las protestas “ilegales”. Se enfrentan a cargos de de “fundar una organización criminal” y corren peligro de ser condenados a hasta 15 años y medio de cárcel.

“El acta de acusación no contiene prueba alguna de participación en violencia u otras actividades delictivas o incitación a ellas. Es vergonzoso que el tribunal la haya aceptado”, ha manifestado Andrew Gardner.

La acusación se basa en gran parte en tuits publicados en la cuenta de Solidaridad Taksim en Twitter y en declaraciones individuales de los acusados.

Entre los tuits citados hay llamamientos a los manifestantes para que protesten pacíficamente. También hay condenas a la violencia policial, y detalles sobre centros de salud improvisados y otra información sobre los sucesos ocurridos durante las protestas.

Los 26 encausados han sido acusados, en virtud de la Ley sobre Reuniones y Manifestaciones, de “negarse a dispersarse durante una manifestación no autorizada”.

Un encausado, que no está relacionado con Solidaridad Taksim, ha sido acusado además de posesión de tres tirachinas y canicas para utilizarlas como proyectiles, un cargo que él niega.

Todos los encausados fueron detenidos el 8 de julio de 2013, cuando la policía impidió a miembros de Solidaridad Taksim entrar en el parque Gezi para hacer una declaración a la prensa.

Amnistía Internacional ha iniciado una campaña de solidaridad internacional con los encausados de Solidaridad Taksim en iamtaksim.tumblr.com.