Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Cuatro hombres detenidos en unas redadas se enfrentan a juicio ante un tribunal militar

Desde el pasado mes de diciembre se vienen celebrando protestas en favor de reformas por todo Túnez. © Othmane Taleb/Demotix

 

Londres.- Cuatro hombres detenidos a raíz de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que se produjeron en norte de Túnez pueden acabar siendo juzgados ante un tribunal militar de Túnez capital.

Los cuatro hombres —Ayman Gharib, Anis el Krifi, Walid Boujbali y Haitham el Mejri— fueron detenidos el 19 de julio durante las redadas que se llevaron a cabo en la localidad de Menzel Bourguiba, situada en el norte del país. Tres días antes, una protesta celebrada en la localidad acabó en violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Se ha acusado formalmente a estos hombres de crear o liderar grupos armados, incitar a la violencia y “agredir con la intención de provocar un cambio de gobierno”, delitos penados con la muerte conforme a la legislación tunecina.

Otros ocho hombres que se cree que han huido han sido remitidos también al Tribunal Militar de Túnez por el mismo caso en relación con los hechos acontecidos el 16 de julio, y se los juzgará in absentia.

“Nunca se debe juzgar a civiles ante un tribunal militar. Si estos hombres han cometido un delito común reconocible, las autoridades tunecinas deben asegurarse de que son remitidos a un tribunal civil para ser juzgados de acuerdo con las normas internacionales sobre juicios con las debidas garantías”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“De ser declarados culpables, no deben ser condenados a muerte.”

“Se debe llevar a cabo una investigación completa e independiente para determinar cómo se produjeron los hechos que desembocaron en los enfrentamientos y detenciones posteriores.”

Los cuatro acusados se encontraban entre un grupo de personas detenidas a raíz de los enfrentamientos ocurridos el 16 de julio en Menzel Bourguiba, durante los cuales, según los informes, se prendió fuego a una comisaría y a un vehículo policial. Todos los demás detenidos se encuentran ya en libertad. Muchos de quienes quedaron en libertad presentaban, al parecer, señales de palizas y violencia.

El caso se ha remitido a un tribunal militar porque tres agentes de seguridad presentaron informes médicos para sustentar su afirmación de que habían resultado heridos durante los incidentes que se produjeron el 16 de julio. La legislación tunecina permite juzgar a civiles ante tribunales militares por delitos comunes cuando está implicado un militar y por delitos cometidos en zonas militares, así como delitos de terrorismo o que amenazan la seguridad externa o interna del país.  

Según uno de los abogados de los acusados, los cargos son falsos, ya que no hay testigos que sitúen a estos cuatro hombres en el lugar de la manifestación de Menzel Bourguiba. Dos testigos aseguran que uno de los acusados permaneció en el interior de una mezquita todo el tiempo que duraron los enfrentamientos.

A mediados de julio se produjo una escalada de la tensión en diversos pueblos y ciudades tunecinos tras la disolución por la fuerza de una sentada organizada el 15 de julio en el distrito de Al Kasbah de Túnez capital.

Las fuerzas de seguridad tunecinas respondieron a las renovadas manifestaciones del mes pasado en Sidi Bou Said, localidad situada en el centro del país, con munición real para disolver a los manifestantes, lo que provocó la muerte de un adolescente de 13 años.

Más de 300 manifestantes murieron y muchos más fueron detenidos tras las manifestaciones que comenzaron el pasado diciembre en Sidi Bou Said, antes de propagarse rápidamente por todo Túnez e impulsar protestas por toda la zona de Oriente Medio y el norte de África.

Las manifestaciones celebradas en la zona de Tadamon de Túnez capital también provocaron violentos enfrentamientos entre manifestantes y agentes de seguridad, y se detuvo a varios hombres en redadas en domicilios. Ya se han levantado los toques de queda que se decretaron en Menzel Bourguiba y Sidi Bou Said.

El 1 de agosto, el gobierno de Túnez renovó el estado de excepción, a pesar de que el Ministerio de Defensa Nacional había declarado con anterioridad que se había restablecido el orden en todo el país.