Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Crueles consecuencias por la prohibición de entrada de personas musulmanas y refugiadas en Estados Unidos

Copy: Kay Nietfeld/picture-alliance/dpa/AP Images

Tras haber reasentado a 50.000 este año, Estados Unidos ha alcanzado hoy el tope de admisiones de personas refugiadas fijado por la orden ejecutiva del presidente Trump del 6 de marzo. Es la cifra más baja de admisiones jamás fijada por el poder ejecutivo. Naureen Shah, directora de Campañas de Amnistía Internacional Estados Unidos, ha hecho la declaración siguiente:

“Debido a la cruel agenda establecida por la administración Trump para prohibir la entrada de personas refugiadas en el país, miles de personas vulnerables de todo el mundo que huyen de la guerra y la violencia corren ahora mayor peligro. Muchas de las 26.000 personas refugiadas que han pasado ya por el proceso de verificación de antecedentes y recibido la aprobación necesaria para ir a vivir a Estados Unidos podrían quedar abandonadas a su suerte como consecuencia de la restrictiva interpretación que hace el gobierno de la reciente decisión de la Corte Suprema sobre la prohibición. Estados Unidos está dando la espalda a personas que huyen de algunas de las situaciones más desesperadas del mundo.

“A lo largo de su historia, Estados Unidos ha ayudado siempre a la gente a reconstruir su vida y, a cambio, ha recibido ayuda para revitalizar sus ciudades, sus empresas y su economía. La prohibición de la administración Trump ha dado lugar a nuevas e insensatas barreras que dejan a abuelas, primos, tías y tíos, e incluso niños y niñas huérfanos a causa de la guerra, abandonados ante un peligro cierto. El Congreso no debe permitir que esta política intolerante persista. Debe anular definitivamente la prohibición de la entrada de personas musulmanas y refugiadas.”

Cómo puedo ayudar