Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Condenas tras ataque racista contra romaníes son “primer paso hacia la justicia”

Tres hombres han sido condenados a ocho meses de prisión por el ataque racista contra Paraskevi Kokoni y su sobrino Kostas Theodoropoulos en octubre de 2012. © Amnesty International.

La condena hoy de tres hombres como autores de un brutal ataque racista contra una mujer romaní y su sobrino es un “primer paso hacia la justicia”, han declarado Amnistía Internacional y Observador Griego de Helsinki, la ONG que proporcionó representación legal gratuita a las víctimas.

Un tribunal de la ciudad de Messolonghi ha impuesto hoy sendas penas de ocho meses de prisión —con una suspensión de tres años— a los tres hombres autores de un ataque contra Paraskevi Kokoni y su sobrino Kostas Theodoropoulos en octubre de 2012.

“Estas condenas son sólo el primer paso hacia la justicia. Es igualmente importante que el tribunal reconozca ahora el móvil racista del delito”, declaró Giorgos Kosmopoulos, experto en Grecia de Amnistía Internacional, que asistió al juicio como observador.

Paraskevi Kokoni y su sobrino recibieron puñetazos, patadas y golpes con maderos a manos de un grupo de lugareños cuando hacían unas compras en la localidad de Etoliko, en el oeste de Grecia.

Paraskevi dijo a Amnistía Internacional que fue atacada por ser pariente de un líder romaní local.

La agresión se produjo en un contexto de brutales ataques racistas cometidos contra familias romaníes por grupos que coreaban consignas y amenazas antirromaníes en la misma localidad entre agosto de 2012 y enero de 2013.

En otro caso enjuiciado el mes pasado, los ataques se atribuyeron a miembros y simpatizantes de Amanecer Dorado de Etoliko.

En dicho caso, el fiscal pidió el procesamiento de los parlamentarios y de diversos miembros de este partido por implicación en una organización delictiva.

“Esta es una sentencia histórica, pues es la primera condena en Grecia por violencia contra romaníes a manos de personas relacionadas, según informes, con Amanecer Dorado, sobre todo porque ha sido dictada por un tribunal provincial”, afirmó Panayote Dimitras, portavoz de Observador Griego de Helsinki.

No queda claro, por el razonamiento oral del tribunal, si se han tenido en cuenta las pruebas de la existencia de un móvil racista a la hora de condenar a los tres agresores por lesiones graves. Este dato se sabrá cuando se dé a conocer la sentencia escrita.

“La repercusión de esta sentencia para las víctimas de crímenes de odio en Grecia se vería reducida en gran medida si el tribunal —en su sentencia escrita— no reconoce este ataque racista como lo que es”, dijo Giorgios Kosmopoulos.

Hace varios años que existen en Grecia disposiciones legales para combatir los crímenes de odio. Sin embargo, a menudo los investigadores no examinan los posibles móviles racistas y los fiscales rara vez presentan este tipo de pruebas ante el tribunal.