Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Condenada Tal al Mallohi tras un juicio lleno de irregularidades

Tal al Mallohi confesó el delito del que se la acusaba, si bien Amnistía Internacional desconoce si se la coaccionó o no para que confesara. © Particular

Londres.- Amnistía Internacional ha manifestado hoy su honda preocupación por el juicio de Tal al Mallohi, mujer siria de 19 años de edad, que fue condenada a principios de esta semana por el Tribunal Supremo de Seguridad del Estado (SSSC) a 5 años de prisión.

Tal al Mallohi fue condenada el 14 de febrero de 2011 tras ser declarada culpable, en virtud del artículo 273 del Código Penal sirio, de desvelar información secreta a un país extranjero, concretamente, Estados Unidos. Amnistía Internacional tiene entendido que el SSSC determinó que Tal al Mallohi había recibido dinero de la embajada de Estados Unidos en El Cairo, capital de Egipto, donde residía, a cambio de facilitarles los nombres de agentes de los servicios de seguridad sirios.

Tal al Mallahi fue detenida el 27 de diciembre de 2009 y permaneció recluida en régimen de incomunicación durante 9 meses hasta que fue trasladada a la prisión de mujeres de Douma, en las inmediaciones de Damasco, donde el 30 de septiembre de 2010 recibió la primera de las dos únicas visitas familiares que se le concedieron. El 10 de noviembre de 2010, compareció ante el juez instructor del SSSC y fue acusada formalmente.

Su juicio consistió en tres vistas en las que no se permitió que hubiese público presente. Durante todo este tiempo, sólo se le permitió ver a su madre una vez y a su abogado, tres, siempre en presencia de guardias de seguridad y en el interior de la sala del tribunal. Según los informes, Tal al Mallohi confesó el delito del que se la acusaba, si bien Amnistía Internacional desconoce si se la coaccionó o no para que confesara.

Tal al Mallohi tiene un blog en el que ha publicado poemas y artículos escritos por ella sobre diversos temas políticos y sociales. Según tiene entendido Amnistía Internacional, no obstante, ni el contenido de su blog ni ningún otro aspecto de sus escritos u opiniones políticas, que anteriormente se pensaba que eran una de las razones que habían motivado su detención, se sacaron a colación durante el juicio.

En una declaración emitida dos días antes de que se dictase sentencia, el gobierno estadounidense condenó “enérgicamente” el juicio, pidió “su inmediata liberación” y rechazó “como infundadas las acusaciones que la relacionan con Estados Unidos que han dado lugar a una falsa acusación de espionaje”.

Un periódico, considerado afín a las autoridades sirias, informó el 17 de febrero de que, según un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores sirio, el diplomático estadounidense a quien Tal al Mallohi había facilitado presuntamente los nombres de varios agentes de los servicios de seguridad sirios estaba implicado en el presunto intento de asesinato de un diplomático sirio en El Cairo y que Tal al Mallohi había tratado, sin conseguirlo, de reclutar a este diplomático para que colaborase con las autoridades estadounidenses. Sin embargo, según la información recibida por Amnistía Internacional, la acusación ni siquiera hizo mención de ello durante el juicio.

El año pasado Amnistía Internacional manifestó públicamente su preocupación sobre el caso de Tal al Mallohi. En una Acción Urgente emitida el 17 de septiembre de 2010, la organización expresó su preocupación por el hecho de que Tal al Mallohi hubiese permanecido recluida en régimen de incomunicación en la sede de los servicios de Seguridad del Estado en Damasco desde su detención en diciembre de 2009 y que, por tanto, estuviese expuesta a sufrir tortura y otros malos tratos. Amnistía Internacional temía asimismo que pudiera tratarse de una presa de conciencia detenida únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión, temor suscitado en parte por el hecho de que sus familiares pensaran que su detención podía estar relacionada con el contenido de su blog. En aquel momento las autoridades no habían comunicado todavía los motivos de su detención.

Amnistía Internacional ya no piensa que Tal al Mallohi siga estando recluida a consecuencia de sus escritos sobre asuntos sociales y políticos en Siria. A la organización le preocupa seriamente, sin embargo, el carácter del juicio, varios de cuyos aspectos parecen violar flagrantemente las normas internacionales sobre juicios justos. Entre estos se incluyen el sometimiento a periodos prolongados de reclusión en régimen de incomunicación, el acceso limitado a asistencia letrada y la naturaleza del SSSC, el tribunal que la declaró culpable. Los juicios celebrados ante el SSSC, en general, distan mucho de cumplir las normas sobre juicios justos. Para más información sobre el análisis que del SSSC hace Amnistía Internacional, véase el informe Memorandum on the Supreme State Security Court: A Summary of Amnesty International’s concerns.

Amnistía Internacional reitera su llamamiento para que el SSSC sea sometido a reformas fundamentales o abolido.