Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Cinco años de cárcel a Walid Yunis Ahmad por falsos cargos de terrorismo

Walid Yunis Ahmad ha sido condenado tras un juicio de un día de duración, en el que no se ha permitido a su abogado interrogar a ‘informantes secretos’ cuyo testimonio ha aceptado el tribunal. © Amnistía Internacional

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades de la región iraquí de Kurdistán que dejen en libertad a un ciudadano iraquí condenado hoy a cinco años de prisión por cargos que la organización cree que se inventaron para justificar años de encarcelamiento ilegal.

Walid Yunis Ahmad, que lleva ya 11 años recluido sin juicio, ha sido declarado culpable hoy jueves, por el tribunal penal de Dohuk, de " dictar desde la prisión órdenes e instrucciones a sus seguidores de Kirkuk y Mosul para que lleven a cabo atentados terroristas en Dohuk”.

"Walid Yunis Ahmad ha sido condenado tras un juicio de un día de duración, en el que no se ha permitido a su abogado interrogar a ‘informantes secretos’ cuyo testimonio ha aceptado el tribunal y que es la base de los cargos, aparentemente falsos, presentados contra él", ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

"Las autoridades de Kurdistán deben poner fin de inmediato a la farsa que representa este juicio, ordenar sin dilación que Walid Yunis Ahmad sea puesto en libertad y retirar todos los cargos contra él.

Aunque se encuentra recluido ininterrumpidamente desde 2000, su detención fue ilegal hasta el 4 de febrero de 2010, por lo que tribunal ha hecho caso omiso de los 10 años transcurridos hasta entonces y ha determinado que la condena de 5 años comienza en la fecha en que la detención pasó a ser legal, es decir, que Walid Yunis Ahmad tiene aún que cumplir casi cuatro años más de cárcel.

Se obliga ahora a Walid Yunis Ahmad a pagar otra vez un alto precio por haber sido privado ilegalmente de libertad por las autoridades de Kurdistán, mientras que a quienes lo han mantenido recluido ilegalmente durante todos estos años no se les hace rendir cuentas.”  

En vez de prolongar su encarcelamiento, las autoridades deben indemnizarlo por los años que lleva en prisión ilegalmente y sin una buena razón y por la tortura que soportó los primeros años de su reclusión.”  

El abogado de Walid Yunis Ahmad ha dicho a Amnistía Internacional que va a apelar contra la sentencia.  

Walid Yunis Ahmad fue detenido el 6 de febrero de 2000 por la Asayish, la policía de seguridad de Kurdistán, en Erbil, capital de esta región semiautónoma de Irak, después de que se ofrecieran a llevarlo a su casa en un automóvil que presuntamente contenía explosivos.  Venía de una reunión del partido legal de oposición Movimiento Islámico de Kurdistán. Siempre ha negado tener nada que ver con los explosivos. La persona que conducía el automóvil también fue detenida, pero quedó en libertad sin cargos posteriormente.

No se presentaron cargos contra Walid Yunis Ahmad hasta 2010, cuando fue acusado de delitos de terrorismo cometidos presuntamente estando él en prisión, en virtud de información que el juez de instrucción recibió de "informantes secretos" cuya identidad no se ha revelado. No se ha llamado hoy a declarar ante el tribunal a ninguno de éstos.

Según tales "informantes secretos", Walid Yunis Ahmad conocía la existencia de los explosivos descubiertos en Dohuk en 2009.

Sin embargo, no se ha detenido a nadie más en relación con estos explosivos, y quienes informaron de ellos dijeron que no conocían a Walid Yunis Ahmad.

Tras su detención en febrero de 2000, Walid Yunis Ahmad estuvo sometido a desaparición forzada durante tres años, recluido en régimen de aislamiento y llevado de una prisión a otra, antes de que su familia supiera dónde estaba y que lo torturaban.  

Actualmente se encuentra recluido en la prisión de la Asayish de la ciudad de Dohuk. Una delegación de Amnistía Internacional fue a verlo a la prisión en Erbil en junio de 2010.