Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Valencia acoge el próximo fin de semana la 41ª Asamblea General Federal de la organización en España

Cientos de activistas de Amnistía Internacional marcharán en Valencia por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres

Momento de las votaciones en la Asamblea General Federal © AI

Cerca de 340 personas, de los casi 74.000 socios y socias de la organización, acudirán el próximo 25 y 26 de abril a la ciudad de Valencia para celebrar la 41ª Asamblea General Federal de Amnistía Internacional. Además de debatir sobre la situación de derechos humanos tanto en España como en el mundo y decidir los próximos objetivos, esta reunión anual de socios y socias de la organización tendrá como finalidad la revisión del trabajo realizado a lo largo del año. Asimismo, se elegirán o renovarán los cargos de los diferentes órganos de gobierno, control y asesoramiento.

El sábado, a partir de las 20.30 horas de la tarde, bajo el lema de una de las campañas globales de la organización, Mi Cuerpo, Mis Derechos, los y las participantes en la Asamblea, recorrerán las calles de Valencia, desde la Facultad de Medicina de la Universidad hasta la plaza del Patriarca, en una manifestación que tiene por objetivo recordar que los derechos sexuales y reproductivos también son derechos humanos.

La organización quiere recordar así que en países como Marruecos, el Código Penal distingue entre víctimas de violación dependiendo de si son vírgenes o no; o que en Argelia y Túnez, los violadores de adolescentes pueden eludir el castigo casándose con sus víctimas; o que en Burkina Faso el personal médico puede negar a las mujeres los métodos anticonceptivos si no tienen permiso de sus esposos.

La activista y defensora iraní de derechos humanos, Nilufar Saberi, será la encargada de leer el manifiesto al final de la marcha, en el que recordará que también en su país, las autoridades pretenden convertir a las mujeres en máquinas de procrear, dificultando el acceso a los anticonceptivos y excluyéndolas del mercado laboral si no tienen hijos. Saberi, que fue fundadora y presidenta de la Asociación Iraní Pro-Derechos Humanos (creada en 2009 en Madrid), coordina ahora el Comité de Derechos Humanos y Cooperación al Desarrollo de la UNESCO en Madrid.

En España, y a pesar de que el anteproyecto de ley sobre aborto fue finalmente retirado, la organización ha acogido con preocupación la presentación de una proposición de ley del Grupo Parlamentario Popular para exigir a las adolescentes de 16 y 17 años el consentimiento parental para acceder a servicios legales de aborto y el consentimiento expreso de sus representantes legales en el caso de mujeres con discapacidad. Para la organización podría tener como consecuencia limitar la autonomía de las menores y desalentar a la mujer de buscar servicios legales y sin riesgos, tal y como aseguran diversos organismos internacionales.

 

Un año especialmente negro

En Asamblea General Federal de AI las personas asistentes podrán participar de la revisión del trabajo realizado a lo largo de 2014, un año en el que hemos denunciado retrocesos en los derechos humanos, tanto en España como en el resto del mundo. En España, las restricciones a la libertad de reunión, de expresión y de información que han supuesto las reformas sobre el Código Penal y la Ley de Seguridad Ciudadana han sido una muestra de ello. También lo es la situación en que viven las personas migrantes, tras la aprobación de la enmienda que legalizará las denominadas “devoluciones en caliente”, es decir, las que tienen lugar en las fronteras, sin que las personas migrantes, refugiadas o solicitantes de asilo puedan acceder a los procedimientos adecuados, y que están prohibidas por el derecho internacional. Las recientes tragedias en el Mediterráneo muestran una vez más el fracaso de Europa a la hora de salvar las vidas de miles de refugiados y solicitantes de asilo. De confirmarse las últimas cifras, en lo que va de año han muerto cerca de 1.700 personas, cien veces más que en el mismo periodo de 2014.

"El 2014 ha sido un año especialmente negro para los derechos humanos en España debido, principalmente, al trato hacia los migrantes que intentan atravesar la frontera y a la reducción de determinadas libertades en nombre de la seguridad", ha señalado Alfonso Sánchez, presidente de Amnistía Internacional España.

En el mundo, Amnistía Internacional ha denunciado como la respuesta global a los conflictos y a los abusos cometidos por Estados y grupos armados ha sido vergonzosa e ineficaz. En la publicación de su último Informe Anual 2015 sobre la situación de los derechos humanos en 160 países, la organización señaló como los grupos armados cometieron abusos en al menos 35 países en 2014, es decir, más de uno de cada cinco países.

"Si los dirigentes del mundo no toman medidas inmediatas para hacer frente al nuevo rostro de los conflictos, las perspectivas para los derechos humanos durante el próximo año son sombrías", ha señalado Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España. Conflictos como los de Siria, Irak, Gaza, Israel y Ucrania, que la comunidad internacional no ha abordado de manera eficaz. Amnistía Internacional pide ahora que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas renuncien a su derecho de veto en situaciones de genocidio y otras atrocidades masivas, algo que podría suponer un punto de inflexión a la hora de proteger las vidas de los civiles y acabar con la impunidad de la que gozan los perpetradores de dichos abusos.

 

Otras invitadas

Además de la activista iraní Nilufar Saberi, en esta 41 Asamblea participarán otras defensoras de derechos humanos como Morena Soledad Herrera, activista de El Salvador, y María Esperanza Ramírez, líder comunitaria colombiana, para hablar de la realidad que se vive en sus países. Morena Soledad Herrera, activista feminista, e integrante de diversas iniciativas que defienden los derechos de las mujeres en Centroamérica, participará por teleconferencia. María Esperanza, ha sido dirigente de la Asociación de Desplazados y Desplazadas para la Convivencia Pacífica (ADESCOP) de Colombia, creada en 1999 para acompañar y representar los intereses y necesidades de las víctimas del conflicto. Esta activista fue elegida como una de las mujeres para participar en el proceso de interlocución directa con la Alcaldía mayor de Bogotá y las diferentes entidades del distrito, donde se hace seguimiento a la política pública sobre las mujeres y víctimas del conflicto armado en Colombia.

Cómo puedes ayudar